La CFE no está en contra de energías limpias: consejer

Revista Caname Digial publicó información de La Jornada que refiere que la Comisión Federal de Electricidad (CFE) no está en contra de la transición energética ni de usar energías limpias. Lo que pide es piso parejo para que tanto la iniciativa privada como la empresa productiva del Estado tengan la misma capacidad para realizar inversiones y tener precios competitivos en el mercado, aseguró Héctor Sánchez López, consejero independiente en el consejo de administración de la compañía.

El ingeniero electricista por el Instituto Politécnico Nacional considera que en años recientes la empresa ha enfrentado problemas de competencia frente a las compañías privadas que se enfocan en dar servicios de energías limpias, pues se da privilegios a esas firmas. Incluso, agregó, en el pasado se buscó dejarnos como chatarra para que ellas fueran las encargadas de generar ese tipo de energías.

El consejero aclaró que frente a todas las complicaciones que actualmente se enfrentan, las cuales son herencia de administraciones pasadas, la CFE no está lista para encarar la transición energética que viene a escala mundial, por lo que ha emprendido un proyecto con el que busca mantener su solidez financiera y competitiva frente a la iniciativa privada.

A las empresas de energía eólica, que comenzaron a instalarse en los pasados dos sexenios, sobre todo en el Istmo de Tehuantepec, derivado de los acuerdos internacionales, se dieron muchas facilidades y privilegios. Esto, a la larga, se ha convertido en una carga económica para la CFE, sobre todo en transmisión y distribución, explica el también miembro fundador de la organización social Coalición Obrero Campesina Estudiantil del Istmo (Cocei) y del Frente Democrático Nacional.

En ese sentido, dice, la nueva administración no está en contra de las energías renovables, mucho menos la CFE. Lo que decimos es: vamos a aclarar las cosas para ver cómo funcionará la situación para privados y la empresa productiva.

Es una situación complicada, tanto para la Comisión Reguladora de Energía como para el Centro Nacional de Control de Energía, mantener las cosas como están. Necesariamente debemos tener reglas claras, proponer cambios en materia de uso de energías renovables. Insisto, no estamos en contra de las renovables. Son necesarias, pero debemos tener claras las reglas de participación, de inversión nacional y extranjera. Mientras no sea así y tengamos que ir a acuerdos administrativos, se manda un mensaje equivocado, subrayó.

Lo más sano, propuso, es que se efectúen algunos cambios que permitan a la CFE fijar reglas para que exista competencia entre todos los participantes, pues actualmente hay favoritismo para un lado. Casi regalamos la transmisión y distribución, no hay alientos en bonos verdes. Esa situación, considera, no se puede entender, por lo cual es necesario adecuar las políticas actuales.

Se deben efectuar reformas legales para que todos los inversionistas sepan a qué y cómo vienen a invertir. Las reglas que podemos proponer son varias. Tenemos una ley en la que se garantiza inversión extranjera o nacional al sector energético, una norma ecológica que cuida el ambiente. Esos son los pilares, pero falta también dar mayor participación social. Además, buscar la igualdad de participación.

Menciona que es necesario asociar a los pueblos en los proyectos de energías renovables, con el fin de que todos se vean beneficiados.

Es indispensable, precisó, que los privados paguen su transmisión y distribución, y que no haya simulaciones en productos y participación de socios comerciales.

Hay empresas como Oxxo y Bimbo que no pagan derechos, y la CFE debe cargar con todos los gastos. Se tienen que hacer las cosas transparentes. Aparentemente, la comisión hace todo mal. Según teníamos utilidades por 25 mil millones de pesos, pero no consideraron que se reciben 75 mil millones en subsidios para pequeños consumidores. Realmente, la CFE carga con todo. Grandes proyectos no surtirán a pueblos en la sierra o a pequeños comercios. Somos nosotros. Ahí es donde tenemos que buscar la equidad de participación.

Los proyectos más viables en materia de energías renovables para la CFE, detalla, son los hidroeléctricos y geotérmicos, es decir, aquellos que tienen la capacidad de distribuir de manera constante y no de forma intermitente, mismas que beneficien al sistema eléctrico nacional.

La Jornada

Publicado en Revista Caname Digital

11 de agosto de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.