En plan de infraestructura Gobierno-IP, confianza sólo si hay acompañamiento

Luego de que el presidente Andrés Manuel López Obrador aseguró que antes del 15 de septiembre se presentarían los proyectos de infraestructura que prepara junto con la Iniciativa Privada en materia de energía y telecomunicaciones, analistas coinciden en que esta acción abonará a la confianza de los inversionistas; sin embargo, afirman que también dependerá la orientación de las obras y el acompañamiento que les den las autoridades.

 

El director ejecutivo sénior de Finanzas Públicas e Infraestructura de la agencia calificadora HR Ratings, Roberto Ballinez, comentó que las expectativas son altas, porque se ha esperado desde hace tiempo, por lo que se podría prever un “cambio de ruta” respecto a la incertidumbre que han generado algunas políticas del Gobierno en materia energética.

 

En opinión de Ricardo Trejo, director general de la consultora Forecastim, los proyectos energéticos estarán enfocados en el área midstream y downstream; es decir, desde el almacenamiento de hidrocarburos, hasta la parte de distribución, pues el sector público es el encargado de la extracción a través de Petróleos Mexicanos (Pemex).

 

Señaló que estas inversiones vienen a complementar lo que está haciendo el sector público en energía, tanto para Pemex como para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), “por lo que, de forma muy estricta e indirecta sí podría ser un apoyo para las empresas del Estado”, sostuvo en entrevista con La Razón.

 

Al respecto, José Luis de la Cruz, presidente de la Comisión de Estudios Económicos de la Confederación Nacional de Cámaras Industriales (Concamin), explicó que el Acuerdo de Infraestructura también podría tener una orientación hacia las energías renovables, como la solar o la eólica.

 

El beneficio económico que pueden representar estas obras para el país puede ser en el corto plazo, pues por cada peso que se invierta en infraestructura la economía recibe 0.20 pesos; es decir, “uno de cada cinco pesos de la economía viene de proyectos de este tipo”. Para De la Cruz, podrían aumentar hasta dos puntos del Producto Interno Bruto (PIB) en los próximos cinco años.

 

El anuncio de estos proyectos energéticos y en telecomunicaciones se dan en un entorno económico impactado por la crisis derivada del Covid-19. Tan sólo para este año, se espera una caída de 8.0 por ciento, según la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP); mientras que otros actores financieros la ubican en hasta dos dígitos. En tanto, la pandemia provocó la eliminación de un millón 117 mil 584 empleos formales en México de marzo a julio de este año.

 

No obstante, datos del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) reportaron que se recuperaron en agosto 92 mil 390 empleos formales. Para el presidente López Obrador, en lo que va de septiembre van 120 mil plazas. “Esta pandemia que azota a todo el mundo, a nosotros nos está tratando mejor. Ya tocamos fondo y ya vamos de salida”.

 

Por su parte, Carlos Salazar Lomelín, presidente del Consejo Coordinador Empresarial (CCE), manifestó su interés por que estos proyectos sean los suficientes para convocar al sector privado a la inversión, y para que sirva como incentivo para la recuperación de empleos y por ende reactivar la económica del país.

 

Sin embargo, Marcial Diaz, socio director de Lexoil Consultores, expresó que los proyectos tienen que ser viables, y que garanticen un piso parejo, para que se invierta en cualquier obra y se impulse la recuperación.

 

“El Gobierno debe darle certeza a la inversión, porque de nada sirven los proyectos si por otro lado detienen la normatividad, los permisos y dicen que viene una contrarreforma energética. Hay mucha expectativa por parte del sector, pero hasta no ver no creer…”, puntualizó el experto energético.

 

La Razón

Publicado en Revista Caname Digital

14 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.