Diálogos para el Desarrollo. La estrategia económico – social en México. IDIC

El Instituto para el Desarrollo Industrial y el Crecimiento Económico, A.C. (IDIC) en coordinación con la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), la Confederación de Cámaras Industriales de los Estados Unidos Mexicanos (CONCAMIN) y el Colegio de México presentaron en su mesa Diálogos para el Desarrollo el tema “La política comercial y el desarrollo económico social”.

Para abordar el tema se contó con la presencia de Héctor Guerrero Herrera, subsecretario de Industria, Comercio y Competitividad de la Secretaría de Economía y de Hugo Gómez Sierra, presidente de la Cámara Nacional de Manufacturas (CANAME), bajo la moderación de los coordinadores Arturo Oropeza G. y José Luis de la Cruz Gallegos.

Por su parte, Manuel Pérez Cárdenas, jefe de la Oficina de Presidencia de CONCAMIN emitió el posicionamiento de la Confederación, en el sentido de que, desde hace prácticamente un año desde que empezó la pandemia han venido trabajando juntos, como parte de los esfuerzos de triple hélice “hemos contribuido a la reflexión de qué debe hacer México y para dónde va y especialmente cuál es el planteo para un México en la era post Covid que no termina de llegar, y a lo largo de estos doce meses hemos hecho 3, 4, o 5 quizá eventos como este, ciclos de reflexión para tratar de adivinar el mundo, pero sobre todo para tratar de anticipar y dejar planteadas las bases de lo que debe ser la acción de la sociedad mexicana”.

Destacó que uno de los retos que México ha enfrentado es la digitalización y tenemos que ir hacia una nueva era digital en todos los ámbitos.

“Para la CONCAMIN no solo es importante estar siguiendo líneas de trabajo colaborativas a través de alianzas estratégicas para poner en operación diez centros de innovación industrial, diez laboratorios todos anclados en instituciones de educación superior en distintos lugares del país. Arrancar con programas para la formación masiva de talento digital, son tres grandes columnas que se están trabajando, sino también trabajar al mismo tiempo en estos espacios de reflexión”, concluyó.

Previamente, José Luis de la Cruz, consideró que el presente panel “La política comercial y el desarrollo económico social” tiene una relevancia fundamental y toca puntos neurálgicos y la columna vertebral de mecanismos para el desarrollo que pueden generar prosperidad, bienestar y además permitir superar los desafíos y retos que enfrenta México.

En su disertación, Héctor Guerrero Herrera, enfatizó la relevancia de desarrollar y poner en marcha una verdadera política industrial que pueda ser el gran “paraguas” para toda la industria del país.

Aseveró que, sin duda, los países que están abiertos al comercio internacional, ya que forma parte del crecimiento la innovación, el manejo adecuado de la tecnología, la investigación, el desarrollo, la vinculación con la academia, entre otros.

Por otro lado, dijo que sí bien el comercio es un instrumento fundamental que en su interacción contribuye a la reducción de la pobreza, la globalización no siempre será la estrategia, si se maneja como única opción para el comercio.

Destacó que México ha apostado a la apertura comercial como elemento sustantivo para el crecimiento económico, lo que ha llevado a una especialización e incluso una sobre especialización.

Consideró que el modelo exportador, fuertemente vinculado a la actividad maquiladora, no ha conseguido ese tren motriz que se necesita para impulsar a las empresas nacionales e internacionales, que participan en México, para desarrollar el total de su capacidad.

Añadió que la transferencia de tecnología ha sido muy débil, es algo que se necesita urgentemente y que nos lleve a ser un actor relevante en el mercado internacional “no se diga en temas de innovación, investigación y desarrollo, etcétera. En la medida en que se desarrolle la política industrial, nos va a favorecer sobre todo a los mercados internacionales”.

Insistió en reforzar el mercado interno, tanto con producción local, con inversión nacional y desde luego con inversión extranjera que llegue y se quede en México para diversificar mercados de importación y exportación de bienes y servicios y tomar ventaja de la dinámica tecnológica que ocurre en el concepto global.

Resaltó que en los últimos años México ha sido un gran promotor del comercio, donde en términos de competitividad en América Latina está por debajo, particularmente de Chile, y muy superior a otros países.

“México es el país con más tratados comerciales en el mundo, y esa estrategia a la que se le apostó casi al único modelo de beneficio económico para el país, ya debería haber dado resultados. Vemos que no fue lo suficientemente potente por la falta de un modelo integral. Seguramente en el futuro México seguirá con este modelo de tratados comerciales con países, se impulsarán nuevas negociaciones, se irán integrando algunos sectores, se formarán nuevos clústers, pero tenemos que hacerlo bien pensado, bien planeado entre regiones y sectores”.

El subsecretario manifestó que la política industrial y comercial en México, “yo le pondría la política industrial entre comillas, porque en México hemos tenido una ausencia de política industrial. Esta urge que a la brevedad empiece a trabajar en ese gran paraguas para que los sectores empiecen a diseñar lo propio”, aseveró.

Indicó que la evolución de este esquema ha sido prácticamente nulo, ya que han existido algunos intentos, “algunos esquemas muy débiles, y otros incluso poco articulados para favorecer lo que debe favorecer una política industrial”.

“Para México es muy importante hacer más eficiente a los diferentes sectores de la economía, por lo que es necesario que la participación de nuestro gobierno esté acompañado, con el sector privado para poder favorecer, el entendimiento de lo que necesita nuestro mercado”, aseguró.

En tanto, expresó que la política industrial se debe de convertir en el atractivo principal para el desarrollo y motor económico de la economía, donde el modelo rector sea por parte del Estado, con la participación de la iniciativa privada y que afortunadamente se tienen las bases adecuadas y están presentes en el Plan Nacional de Desarrollo.

“El sector industrial, en específico las manufacturas, suelen ser el determinante para el desempeño económico de un país, por lo que sería imposible entender el proceso de crecimiento y desarrollo económico de cualquier país sin tener un efecto sectorial, perfectamente entendido y que participe en este crecimiento y así mismo distinga las actividades con rendimientos crecientes que se asocien con su lucha”.

Finalmente mencionó los tres pilares de la política comercial que han sido reflejados en el Plan Nacional de Desarrollo y en el Programa Sectorial de la Secretaría de Economía: la inclusión, la innovación y la diversificación. Dijo que “esto va a permitir desarrollar una economía basada en la especialización de actividades de alto valor agregado, de desarrollo de talento y con ello favorecer un mayor bienestar especialmente orientadas a aquellas regiones menos favorecidas”.

En su mensaje destacó que, la Secretaría de Economía incorporará el próximo 19 de enero, una plataforma estratégica basada en cuatro ejes:

· Primer eje: empresa, mercado interno y empleo

· Segundo eje: fomentar y facilitar la inversión

· Tercer eje: mercado exterior

· Cuarto eje: regiones y sectores

En el turno del Ing. Hugo Gómez Sierra explicó que la CANAME es el organismo líder de representación y desarrollo empresarial en el sector eléctrico y para ello, dijo que trabajan en la política industrial y energética “somos profundos creyentes de la normalización y evaluación de la conformidad”, esto último garantizará que los productos cumplan con los requisitos técnicos y comerciales del mercado.

Señaló que participan activamente en el comercio exterior e interno en México y representan a sus afiliados ante las instituciones gubernamentales.

Hugo Gómez aseveró que CANAME es de las pocas cámaras en el país que cuentan con un Centro de Innovación y Competitividad para darle eficiencia a las empresas medianas y pequeñas que requieren un apoyo para el concepto innovación.

Expresó que contar con un sistema eléctrico confiable, seguro y sustentable es fundamental para la reactivación económica a nivel nacional. Por lo anterior, destacó la proyección de consumo nacional de energía eléctrica en el SEN 20020-2034, es decir, de los siguientes 15 años, en donde prácticamente se tendrá que duplicar el Sistema Eléctrico Nacional, lo que significa construir en 15 años lo que se ha construido en los anteriores 90 o 100 años.

Presentó el Programa de Ampliación y Modernización de la Red Nacional de Transmisión y las Redes Generales de Distribución del Mercado Eléctrico Mayorista en el que se identifican una cantidad importante de proyectos de ampliación a la red nacional de transmisión, tanto en proyectos que están vinculados a la nueva generación de energía eléctrica como a la modernización y reforzamiento de la red actual.

“Es muy importante porque son proyectos de alta envergadura que generarán una cantidad importante de desarrollo industrial y desde luego de desarrollo regional”, aseveró.

Refirió que el contenido nacional es fundamental, precisamente para desarrollar esa industria y tener esa generación de valor que de alguna manera se distribuya y que genere toda la economía alrededor de ella, que es la generación de empleos, el pago de impuestos y el pago del seguro social para los trabajadores y mejorar sus condiciones de vida.

Además, mencionó que, el Programa considera los siguientes objetivos a un horizonte de cinco años:

1. Satisfacer la demanda de energía eléctrica en las Redes Generales de Distribución (RGD)

2. Incrementar la eficiencia en la distribución de energía eléctrica

3. Incrementar la calidad, confiabilidad y seguridad en las RGD y en el suministro eléctrico

4. Cumplir con los requisitos del mercado eléctrico para las RGD

5. Transitar hacia una Red Eléctrica Inteligente (REI) a fin de optimizar la operación de las RGD

Por otro lado, destacó la relevancia de las estrategias para el Fomento Industrial de Cadenas Productivas Locales y para el Fomento de la Inversión Directa en la Industria Eléctrica. Aseveró que es importante definir una metodología clara para cuantificar y verificar el contenido nacional en los proyectos de infraestructura eléctrica.

Así como activar una Comisión Consultiva Empresarial en CFE y sus empresas subsidiarias, para atender temas de proyectos y adquisiciones que impacten el contenido nacional en la industria eléctrica. Y medir el avance de cada uno de los objetivos prioritarios.

En el tema del Marco Normativo y Vigilancia de Mercado refirió que, recientemente hubo una actualización del marco normativo para la Ley de la Infraestructura de la Calidad que lo que busca es mejorar el sistema de infraestructura de calidad de tal manera que se logre el cumplimiento de normas que permita lograr los resultados mencionados.

Además, se requieren acciones coordinadas de vigilancia de mercado público-privada, para detectar prácticas desleales de comercio que implican barreras para la reactivación económica.

Respecto a la tecnología en el mundo eléctrico, manifestó que los sistemas tradicionales están cambiando. Aseveró que se está cambiando de una energía centralizada a una distribuida y descentralizada con muchos puntos de generación que hacen una red mucho más compleja y que para esto se necesitarán sistemas de control inteligente.

Estos sistemas de control inteligente, indicó que, deben utilizar la inteligencia artificial para controlar los sistemas. En este sentido, detalló que el concepto de “Descarbonización” de la energía en las energías renovables es una tendencia global y responsabilidad social que se tiene que estar buscando.

Respecto al Desarrollo Tecnológico e Innovación expresó que tiene que considerar las tendencias de mercado precisamente para entrar en ese círculo de desarrollo tecnológico, de creación de productos para poder entregar al mercado lo que se está requiriendo.

Entre las tendencias tecnológicas fundamentales como: el internet de las cosas, la inteligencia artificial, la ciberseguridad, corriente directa en baja tensión (LVCD), intercambio de data, electromovilidad, ciudades inteligentes, admitió que todo esto llevará a ahorros muy importantes de energía y por lo tanto de inversión pública y privada para poder alimentar los puntos de consumo.

“Desde luego todos los que producimos en este caso, la industria eléctrica, tenemos que ir hacia la manufactura inteligente, hasta la industria 4.0 que es precisamente la optimización de datos para medir en forma automática en datos reales y poder ir tomando las decisiones de mejoras productivas que nos permitan desarrollar la mejor competitividad y productividad”.

En su reflexión, José Luis de la Cruz Gallegos expresó que uno de los sectores que México ha logrado desarrollar un concepto de competitividad industrial y que además es sistémico y que por su propia naturaleza está involucrado con la innovación, pues es justamente el sector de las manufacturas eléctricas.

“La competencia a la que se enfrenta diariamente, es de orden global y el hecho de que sea justamente uno de los sectores que más éxito ha tenido para adentrarse no solo al mercado nacional, sino también tener un intercambio internacional importante, muestra la posibilidad que se tiene en México de generar sectores altamente competitivos y productivos y como elemento central permiten generar un desarrollo social para todos sus trabajadores”.

Destacó que el empleo que está asociado a las manufacturas eléctricas en México es empleo formal lo cual genera prestaciones, salarios y prestaciones sociales por arriba del promedio del país. Consideró que éste es un caso de éxito y además una de las columnas vertebrales del resto de la industria.

Por su parte, el Doctor Arturo Oropeza coincidió con los mensajes anteriores y externó que este tipo de reflexiones de gobierno, empresa y de academia con temas de visión a futuro son muy útiles, consistentes y sobre todo comprometidos con el futuro nacional, sugirió que deberían de replicarse.

Reconoció a Hugo Gómez presidente de CANAME por los conceptos tan interesantes que manejó, como son la innovación y la competitividad, expresó que son las armas del sostenimiento de cualquier industria, tanto para el presente como para los próximos años que seguramente todos los países estarán retados a esta sobrevivencia con base a una innovación que no tiene reposo y una competitividad de todos los días.

Agregó que si todo lo anterior se compara con el compromiso del nuevo programa que trae la Secretaría de Economía con la competitividad y la innovación “O sea estamos hablando de divisas en las que tenemos que ser exitosos y ganadores con la industria internacional”.

Compartió que fue grato escuchar todo ese gran desarrollo sobre la industria 4.0 y la tecnología 5G sus laboratorios, investigaciones y toda la organización que tiene la CANAME, a lo que se le puede llamar la nueva industria digital.

“Sabemos que hoy las nuevas visiones y preocupaciones de la Secretaría de Economía van muy centradas hacia un tema de digitalización, de industria digital y de facilitación digital”, añadió.

Consideró que hoy la gran oportunidad para la industria mexicana es el cambio que se tuvo con el T-MEC y el cambio que se generó con la confrontación comercial entre Estados Unidos y China lo cual simplemente en el término de 56 fracciones dejó un potencial de más de 100 mil millones de dólares.

Expresó que las dos participaciones anteriores y puntos de vista le parecieron muy coincidentes, muy en la vertiente de la preocupación en una agenda de futuro. Por ello adelantó que, al concluir los seminarios de Diálogos para el Desarrollo, el IDIC está organizando un segundo seminario que va encaminado únicamente al objetivo de generar una agenda digital para México.

De manera global, aseveró que estamos frente a un círculo virtuoso donde todo está enfocado, de diferentes maneras, a un sistema productivo nacional con características de futuro.

En su última reflexión, el presidente de CANAME, Hugo Gómez mencionó que, como estrategia para que el sector eléctrico siga siendo parte fundamental del progreso que se requiere ahora con el cambio hacia una agenda digital, dividiría a la industria en dos temas, interno y externo “en lo externo me refiero al mercado. Y el sector eléctrico es muy complejo, porque tiene un gran ingrediente técnico y de innovación”.

Expresó que, en las tendencias tecnológicas en la industria eléctrica, hay grandes desarrollos en términos de suministro eléctrico, como las tecnologías de energía renovable. En México, en el tema eólico reconoció que aún no tenemos una industria integrada para generarla o bien en el caso de paneles solares hay un gran contenido todavía de importación.

En el tema de la acumulación de la energía, es un reto tecnológico que permitirá que la discusión que hoy se tiene entre la intermitencia entre los medios de generación de sistemas intermitentes, se pueda eliminar al acumular la energía y de tal manera que cuando no se use se guarde, y con esto podrían hacerse grandes avances y modificaciones para que el sistema eléctrico funcione, por ello consideró que, “Como empresa tenemos que invertir en innovación, investigación y desarrollo. Hoy no todo mundo sabe todo, por ello es importante que las empresas tengamos alianzas estratégicas en nuestras cadenas de valor, de tal forma que logremos que el sector dé un resultado integral”.

En el interior de las empresas recomendó que debemos mantenernos en la innovación industrial, no sólo tecnológica sino en todos los conceptos de la manufactura para poder seguir siendo competitivos y estar a la vanguardia.

Otro aspecto fundamental, dijo que es la parte de la integración de los servicios, de las grandes empresas que pueden coadyuvar al desarrollo de proyectos de alta envergadura, refiriéndose a los integradores nacionales, que, si bien es cierto que las hay, se tiene que seguir trabajando para que se desarrollen y crezcan para tener grandes instaladores mexicanos.

Y en el tema de digitalización y de tecnologías de la información, mencionó que hoy es impensable trabajar sin estas tecnologías porque nos estaríamos rezagando en lo que sucede en el ámbito internacional.

Concluyó que, como industriales de las manufacturas eléctricas son un sector estratégico industrial y considera que esto es una gran virtud, por ello dijo “tenemos la obligación de tener un sistema eléctrico nacional robusto, seguro y creciente de acuerdo con el desarrollo del país. Ojalá podamos como industria confederada seguir desarrollando y generando valor, porque es lo que va a impulsar trabajos sustentables, de largo plazo, de buena remuneración y de desarrollo social, porque es lo que México necesita. Y a través de una política pública que fortalezca la competitividad y la integración de las cadenas de valor, esto nos dará la posibilidad de exportar valor añadido hacia el exterior”.

 

Publicado en Revista Caname Digital

09 de abril de 2021

@PatyFonsecaM

Patricia Fonseca Mendoza. Edición de Información

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.