Mujeres líderes en eficiencia energética en México

En esta ocasión, el tema del PlatiCANAME fue “Mujeres líderes en eficiencia energética en México”, el ingeniero Salvador Padilla Rubfiar, director general de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas, presentó a las ponentes de este panel integrado por Ivette Castillo, líder global de Ventas Indirectas de GE GRID Solutions; Norma Almanza, directora comercial en GENERAC LATAM; y Norma Morales, directora de Normatividad en Eficiencia Energética en CONUEE. El panel fue moderado por Ericka Benítez, gerente de Admnistración de CANAME.

Ivette Castillo abordó el tema “Smart Grid”, una red inteligente que permite optimizar y es más eficiente, confiable, segura y sustentable. Destacó que una red inteligente tiene la capacidad de optimizar en tiempo real el uso de todos los recursos de la red eléctrica y añadió que está incluida en el Código de Red y en toda la planeación del sistema de electricidad.

“Cuando hablamos de una red inteligente, estamos hablando de una red integrada en donde se tiene generación renovable, generación convencional, transmisión, distribución, así como a los consumidores, todos incorporados para tomar decisiones en el momento”. Esto se logra a través de la integración de la tecnología de la información, comunicación, automatización y la conectividad de los diversos componentes de la red eléctrica, lo cual permite reducir la producción cuando se necesita menos energía y aumentarla cuando se acercan los períodos pico, señaló.

El camino para llegar a una red inteligente empieza en la generación, después se tienen que cubrir los requerimientos de transmisión y distribución, y finalmente está la comunicación, indispensable para un sistema inteligente para lo cual se debe crear una arquitectura desde el punto de generación hasta el punto de consumo.

En relación al impacto de redes inteligentes, el costo de generar un kilowatt/ hora es unas 70 a 170 veces más costoso que hacer un ahorro, es decir, hacer acciones de eficiencia energética es mucho más costeable que generar ese kWh que se necesita.

En el Código de Red 2.0 -y desde el Código de Red original- se están considerando muchas variables que se tendrán que medir no solamente para que operen de manera confiable y segura por el sistema nacional, sino también hablando de eficiencia. En el momento en que en los centros de carga y en los de generación instale esta tecnología, el beneficio no será únicamente una red segura sino también lo será para los centros de carga y las entradas de generación, en donde se podrá minimizar las pérdidas, mejorar la calidad de energía y aumentar la vida útil de los equipos. “Es mucho menos costoso trabajar en eficiencia que en generar más energía”, concluyó.

Norma Almanza, nuestra ahora miembro de la Mesa Directiva, abordó el tema “Generación distribuida y su impacto en la eficiencia energética”, este tipo de generación eléctrica es un esquema a pequeña escala, donde hay aportadores y consumidores de energía, y pueden ser tan pequeños que podrían estar interconectados, o bien, ser redes no tan pequeñas.

En países tan grandes como México estábamos acostumbrados a una generación centralizada, lo que significaba que se necesitaban grandes líneas de transmisión y distribución, pero “cada vez se vuelve más inviable tener concentraciones de generación y transmitir y distribuir toda esa energía hasta el usuario final”, las necesidades del mercado han llevado a aplicar más el concepto de generación distribuida, no obstante, los retos del mercado son mayores tanto en tecnología como en medio ambiente.

Manifestó que los consumidores crecen, por tanto se requiere cada vez más energía, es decir la demanda va creciendo y la necesidad de llevar la generación más cerca de los usuarios se vuelve un imperativo para el país y sobre todo porque es territorio extenso, en la CDMX la situación se vuelve complicada, desde dónde ubicar un centro de generación.

Existen diversos tipos de generación: las energías de origen fósil como el diésel o combustóleo -que no son amigables con el medioambiente-, el gas, la energía solar, la energía eólica, la hidro generación, entre otras. Entre las ventajas de la energía solar están:

  • Rentabilidad depende de condiciones locales.
  • Curva de generación eléctrica distinta a la solar (puede generar de noche o 24 horas al día).
  • Se puede combinar con otras tecnologías.

Los sistemas de generación de energía necesitan una buena instalación y mantenimiento, ya que los sistemas de monitoreo y control ayudan a optimizar el uso de la energía. Los ahorros son potenciales al combinar sistemas fósiles y renovables, lo que permite tener un retorno de la inversión en menos de cuatro o cinco años.

Se deben hacer a un lado los paradigmas, pensar que hoy en día se puede tener un microsistema de GD, o bien aprovechar los tipos de energía que prevalecen en el lugar donde vivimos e identificar las tarifas que actualmente se están pagando, cuál es la estructura de cargos y la disponibilidad de recursos (gas natural, energía renovable y costo).

La industria, las áreas comerciales, los edificios, municipalidades y comunidades están experimentando grandes retos (costos, seguridad en el suministro de energía y reducción de la huella de carbono) y las soluciones locales de GD son posibles para ayudar a resolver estos retos y volverlos rentables, por lo que son importantes en todas las fases del proyecto: diseño, instalación y operación.

Si se habla de optimización es necesario un sistema de monitoreo y control de la energía en un sistema mixto de GD que permita mejorar el uso de las diferentes fuentes de energía, renovables, generadores fósiles y almacenamiento.

Para abordar el tema de “La eficiencia energética y las NOM”, Norma Morales Martínez afirmó que ésta es la relación de energía que se tiene disponible y la que es útil en un proceso o dispositivo y proporciona la misma utilidad o servicios energéticos con menor consumo de energía “hemos evolucionado en eficiencia energética, tenemos mayor nivel de servicio con menor consumo de energía”.

Dentro de la eficiencia energética (EE) una prioridad de política pública internacional está en los objetivos de desarrollo sostenible, en donde la energía está involucrada en el objetivo 7, que es energía asequible y no contaminante, en el objetivo 9 que es industria, innovación e infraestructura, en el 11, ciudades y comunidades sustentables, en el 12, producción y consumos responsables y en el 13, acción por el clima.

La mejora de la EE es una respuesta crucial a los retos del cambio climático, el desarrollo económico y la seguridad energética que enfrentan muchos países y que se requiere una combinación de desarrollo tecnológico, mecanismos de mercado y políticas gubernamentales que puedan influir en las acciones de millones de consumidores de energía, desde grandes fábricas hasta hogares individuales.

En el país la EE tiene múltiples beneficios asociados a objetivos de política pública:

  • Económicos, que permiten ahorrar dinero.
  • Ambientales, que reducen los efectos de la quema innecesaria de combustibles fósiles.
  • Sociales, que hacen posible mayores servicios energéticos al mismo o menor costo.
  • Energéticos, que permiten conservar recursos no renovables.

El papel de la política pública en la eficiencia energética se divide en tres partes:

  • Reducir costos de transacción para llevar a cabo las medidas.
  • Invertir para obtener beneficios públicos.
  • Dar certidumbre técnica, con relación a las normas, certificación e información.

Norma Morales Martínez indicó que la normalización en EE ha demostrado ser una de las políticas públicas de ahorro de energía de mayor impacto en toda América Latina. Sobre la información confiable, dijo que además de las normas, se tiene un catálogo de equipos y aparatos, el cual se establece con fundamento en el artículo 103 de la Ley de Transición Energética y en los artículos 32 y 33 de su Reglamento. Actualmente este catálogo contiene 40 tipos de equipos y aparatos.

Entre las consideraciones sobre el proceso de normalización destacan: asegurar los beneficios económicos y ambientales de la norma, en donde CANAME siempre ha participado; promover la participación de los representantes de todos los sectores afectados y/o interesados; consultar si existen otras NOM o estándares relacionados con el producto o sistema que se quiere regular y tomar como base las normas internacionales relacionadas con el tema, como son las ISO e IEC.

Estas normas son regulaciones técnicas que llevan a que los productos y sistemas nuevos sean cada vez más eficientes establecen su consumo o potencia máxima y contienen especificaciones de EE, los métodos de prueba, un etiquetado y un procedimiento para evaluar su conformidad y explicó que las normas vigentes son de cuatro sectores: residencial, comercial-industrial, inmuebles y agrícola y municipal.

Una vez que la Norma está consensada, publicada y en vigor, se necesitan organismos de evaluación de la conformidad para calificar su cumplimiento, mismos que se componen en laboratorios de prueba, organismos de certificación de producto y unidades de inspección. “Actualmente se tienen 34 NOM-ENER vigentes y se desglosan en 6 de sistemas y 28 de productos”. La evaluación de conformidad se compone de 90 laboratorios de prueba, 22 organismos de certificación y 212 unidades de inspección.

Sobre la participación de las mujeres en la EE, por ejemplo en la CONUEE, del total de empleados el 45% son mujeres y de ese porcentaje alrededor de 60% ocupa puestos de mandos medios, con toma de decisiones en sus áreas y respectivos ámbitos de competencia. En tanto la Dirección General de Normatividad en EE está conformada por seis mujeres y ocho hombres, tres de las mujeres ocupan puestos de mando medio o superior y 38% de los temas de NOM-ENER en elaboración son coordinados por mujeres.

Las acciones del grupo Mujeres del Sistema de Infraestructura de la Calidad (MUSICA), están alineadas al objetivo 5 de la Organización de las Naciones Unidas. Este grupo tiene varias actividades enfocadas a la perspectiva de género, estadísticas, enlaces con instituciones, redes sociales, entre otros, y destacó que el pasado 10 de marzo se entregó un reconocimiento a las mujeres del Sistema de Infraestructura de la Calidad.

A manera de conclusión, Norma Morales enfatizó cuatro aspectos:  

  • Las NOM-ENER cubren a los equipos que representan cerca del 80% del consumo de energía de una vivienda promedio (gas y electricidad).
  • Por su alcance y resultados, el programa de NOM-ENER de México es de los más importantes de América Latina.
  • El sistema de evaluación de la conformidad es clave para su cumplimiento y sigue creciendo y evolucionando.
  • La vigilancia del mercado para asegurar el cumplimiento de las NOM-ENER cobra gran relevancia.

El entonces presidente de CANAME, Hugo Gómez Sierra, agradeció la participación de las ponentes y reconoció su intensa actividad en el sector industrial.

Edición de Información Revista CANAME digital

DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar