El mayor desafío de la economía mexicana: Crecimiento

  • Los datos del PIB reflejan la nueva realidad del país: empleo mal remunerado, micro y pequeñas empresas con problemas para subsistir, aumento en pobreza e informalidad, y problemas en las cadenas globales de suministro.
  • Momento de apoyarse en las medianas y grandes empresas para dar empuje a las pequeñas y microempresas, y dar apoyo, estabilidad y evolución a las cadenas de valor.
  • Se prevé que la senda inflacionaria continúe hasta el primer cuatrimestre del 2022, aumento que inició desde mayo del 2020 con los commodities.
  • Ante la coyuntura actual, se estima un crecimiento alrededor del 5.8%.
  • La economía requiere una nueva estrategia industrial, una coordinación política económica para la implementación de un nuevo programa de desarrollo que sea guía de inversiones y modifique la tendencia a la baja.

La economía mexicana enfrenta su mayor desafío de los últimos 25 años. Durante las últimas semanas se han acumulado cifras que permiten tener una lectura del entorno que enfrentan tanto la sociedad como el sistema productivo nacional.

La crisis del 2020 y el preámbulo del retroceso industrial observado en 2019 se tradujeron en un cambio estructural que restringe las posibilidades de crecimiento y desarrollo económico.

El 2021 mostró los claroscuros que prevalecen:

  • El PIB cerrará con un crecimiento de 5.8%, superior al estimado hacia finales del 2020 pero que tiene cuatro características que deben considerarse (para el 2022 el crecimiento estimado es de 2.7%).
  • Es resultado del incremento alcanzado durante el segundo trimestre del año, producto de la comparación respecto a la caída histórica del mismo período del 2020.

  • Una evidente desaceleración que se acentuó durante los últimos meses del 2021: un aumento de sólo 0.9% (con cifras originales) en septiembre, la cual se tradujo en una tendencia del IGAE y el PIB a la baja.
  • El aumento de la pobreza y la informalidad, así como de la disminución de la clase media reportadas por el Coneval y el INEGI muestran la nueva realidad del consumo privado: la sociedad mexicana tiene menor capacidad de gasto porque se han restringido las oportunidades laborales formales bien remuneradas.
  • El fuelle del crecimiento se encuentra en las grandes y medianas empresas con más de 100 empleados: son las que tienen la capacidad productiva, tecnológica, financiera, logística y, sobre todo, de capital humano, para aprovechar las oportunidades existentes en una economía que vive un ciclo de bajo crecimiento económico.

o Las pequeñas empresas y los micronegocios han sido atrapados por la fuerza centrípeta de la informalidad y precariedad asociada a la recesión del 2020: los que lograron superar dicho entorno tienen menor capacidad de inversión y generación de empleo forma.

  • A la realidad productiva descrita se deben agregar las señales que envían tanto el tipo de cambio como la inflación. En este aspecto la política monetaria y fiscal enfrentarán una prueba no observada en los últimos 10 años: propiciar crecimiento e inversión al mismo tiempo que se combate eficazmente el avance de la inflación. La coordinación entre Banco de México, la Secretaría de Economía, la Secretaría de Hacienda y Crédito Público será fundamental. De igual forma fortalecer la comunicación en los sectores público y privado. Los elementos de coyuntura a considerar son:
  • La depreciación del peso refleja la salida de capitales que ha estado presente durante los dos últimos años y que se exacerbó por las noticias de los últimos días.
  • La inflación es un proceso que se gestó desde mayo del 2020 cuando el precio de los commodities comenzó a subir. Para diciembre era claro que ello impactaría a los países que no estaban preparados. La mayoría de las naciones del Este de Asia vive una etapa de baja inflación con crecimiento, América Latina se encuentra en un ciclo inflacionario con debilidad económica, Europa tiene la cuarta ola de COVID-19 con crecimiento modesto y presiones inflacionarias, en América del Norte Estados Unidos crece con inflación, una situación similar a la que enfrenta Canadá. México enfrenta el entorno menos favorable por su debilidad interna.
  • Como resultado de lo anterior se prevé la configuración de un entorno monetario y financiero que requerirá la implementación de políticas públicas que favorezcan el crecimiento y aprovechen las capacidades productivas ya instaladas para generar nuevas ventajas competitivas en aquellos sectores en donde la reconfiguración de las cadenas de valor abre nuevas oportunidades para empresas mexicanas y para la atracción de inversión extranjera que transfiera tecnología y conocimiento a las PYMES nacionales.
  • Un alza en las tasas de interés por parte de la Reserva Federal y/o de Banco de México crearía un entorno más desafiante: durante los últimos 30 años tanto la productividad total de los factores como la laboral mantienen un débil desempeño, al igual que la competitividad macroeconómica e industrial, por lo que se requiere mayor inversión productiva tanto en infraestructura básica como en la digital y de tecnología avanzada. Sin dicha inversión y ante una potencial alza de tasas de interés, México seguirá atrapado por la dinámica de crecimiento promedio de 2.5% que le caracterizó durante los 30 años previos al 2018.

Anexo

Fuente: https://idic.mx/wp-content/uploads/2021/11/VozIndustria-20211125-Vol-09-Num-275-el-mayor-desafio-de-la-economia-mexicana-es-el-crecimiento.pdf

Publicado en Revista CANAME

25 de noviembre de 2021

Órgano de Difusión de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas

DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar