Cultura organizacional, ventaja competitiva de las organizaciones en la ejecución de la estrategia

¿Cuántas veces hemos visto la carpeta de la planeación estratégica de las organizaciones en las oficinas de los directivos? ¿Y la visión, la misión y los valores declarados en marcos muy elegantes en las recepciones de las empresas? ¿Cuántas de esas empresas desplegaron su estrategia a lo largo y ancho de las mismas y lograron sus objetivos de futuro?

En el PlatiCANAME y taller del mes de febrero vimos la importancia de la estrategia y cómo la aterrizan las compañías con diferentes herramientas y mejores prácticas para lograr sus objetivos y metas de largo plazo.

Vimos que con la estrategia buscamos hacer de nuestras organizaciones compañías diferentes, con ventajas competitivas, referentes en el sector o medio en donde nos desempeñamos, crear un valor distinto para nuestros clientes, socios estratégicos y diferentes grupos de interés y revisamos diversas metodologías para el despliegue de la estrategia, en acciones.

Pero ya que tenemos la estrategia de futuro y los planes para aterrizarla… ¿qué tenemos qué hacer para que las cosas sucedan? La ejecución es tarea de los líderes, es una disciplina ¡es hacer que las cosas sucedan!

Un dato que podemos ver en el libro de Execution, es que el 70% de las fallas estratégicas se debe a una mala ejecución de los líderes. Aquí algunos datos de una investigación de Franklin Covey acerca del xQ (Coeficiente de Ejecución):

  • ¿Los equipos de trabajo tienen metas claras y medibles? 43%
  • ¿Las personas se mantienen enfocadas en las metas más importantes? 14%
  • ¿Se da seguimiento a las mediciones de éxito con precisión? 10%
  • ¿Los equipos de trabajo planifican juntos cómo lograr sus metas? 16%

Lo que en Valēre hemos aprendido, en el ejercicio del acompañamiento a las organizaciones, es que los líderes juegan el papel más importante en la ejecución de los planes y el logro de las estrategias.

No tenemos “la receta perfecta” pero aquí nuestros aprendizajes:

  • Visión de futuro compartida con sus colaboradores.
  • Planes detallados con actividades, responsables, fechas de cumplimiento y métricas.
  • Reuniones periódicas y consistentes para el monitoreo del cumplimiento de los planes.
  • Rendición de cuentas por cada responsable.
  • Diálogo permanente con sus colaboradores, no sólo con sus reportes directos, sino con toda su organización. Sensibilidad de la organización.
  • Orientar a su equipo de manera objetiva hacia las prioridades estratégicas y los resultados.
  • Promover en su equipo mejores formas de hacer las cosas, preguntar, impulsar la participación, promover la colaboración.
  • Apoyar a su equipo en los obstáculos que se les presentan, resolver conflictos, ser un facilitador para ellos.
  • Reconocer los logros, recompensar las actitudes esperadas y los resultados logrados.
  • Reforzar la cultura que queremos lograr.
  • Contar con la lista de prioridades estratégicas (planes de acción derivados de las estrategias).
  • Establecer compromisos a lo largo y ancho de la organización (todos los colaboradores involucrados).
  • Sistemas de trabajo en equipo para alimentar las acciones y resultados de los planes de acción.
  • Reuniones periódicas y consistentes para el monitoreo y seguimiento al cumplimiento. • Rendición de cuentas por parte de cada involucrado en las acciones que le corresponden.
  • Participación de todos en las reuniones de rendición de cuentas para enriquecer, mejorar, apoyar, colaborar para que las cosas sucedan.
  • Apoyo a los colaboradores por parte de las áreas de capital humano, para desarrollar habilidades que les ayuden al logro de sus compromisos.
  • Evaluación de desempeño para identificar oportunidades de desarrollo del personal, resultados y posibilidades de crecimiento en función de los logros obtenidos.
  • Mecanismos de colaboración para reunir a los equipos en esta dinámica.

Desearíamos que todo esto sucediera sin el torbellino (Sean Covey) pero ¡ése es el reto!

Cuando pareciera que la operación, los imprevistos, los bomberazos, nos quieren ganar… ¡volvamos a la estrategia!

Estas dos grandes palancas que hemos presentado aquí, nos ayudarán a promover una cultura de participación, compromiso y enfoque a resultados de toda la organización, que será nuestra ventaja competitiva ante nuestros pares en el sector, citando a Stephen Covey: “porque un equipo que tiene alta confianza, centrada en principios, con personas comprometidas y en sintonía con una visión común” ¡hará la diferencia!

En el mes de mayo CANAME ofrecerá el curso de Liderazgo, enfatizando en todos estos temas para acercar a sus afiliados más recursos y herramientas que ayuden a su crecimiento como organizaciones.

Referencias Bibliográficas:

  • Sean Covey. 2015. Las 4 disciplinas de la ejecución. México. Penguin Random House Grupo Editorial, S.A. de C.V.
  • Franklin Covey. 2009. Conferencia sobre Liderazgo: “Ejecución de Metas: La Principal Tarea del Líder”
  • Larry Bossidy y Ram Charan. 2002. Execution, The Discipline of getting things done. USA. Crown Publications.

Directora Valére Consultores

DEJA UN COMENTARIO

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Comienza a escribir y presiona Enter para buscar