Picture of Aquiles Manuel López Marin

Aquiles Manuel López Marin

Secretario de CANAME

En el contexto actual del comercio internacional, estamos viviendo un cambio en el modelo de globalización a una nueva regionalización marcada por bloques comerciales que buscan cada vez más la integración local de la manufactura.

México, como parte del tratado de libre comercio de Norteamérica (TLCAN) se encuentra ante una gran oportunidad de poder fortalecer los lazos de intercambio comercial con Estados Unidos y Canadá. El panorama geopolítico permite visualizar una economía regionalizada, por lo que se debe buscar acceder al mercado extranjero con mayor integración de contenido nacional en el producto exportado, y atraer mayor inversión extranjera directa (IED) que arraigue y fortalezca su capacidad productiva.

La importancia del contenido nacional no solo radica en la generación de empleos, sino también, cumplir con los requisitos interregionales que exigen las normas del propio tratado. Asimismo, evita riesgos de rompimiento de la cadena de suministro, dado que, al contar con los recursos e insumos de forma local, se previene que acontecimientos como la pandemia de COVID-19, conflictos bélicos o bien fenómenos meteorológicos, puedan retrasar el proceso productivo. Retomando el ejemplo de la pandemia por COVID-19, hecho que evidencia una consecuencia clara atribuida a los canales de surtimiento e insumos rotos que afectaron no solamente el movimiento de mercancías, sino también, la prolongación y paralización de los procesos de producción como secuela de este evento.

Es importante que dentro de todo este escenario se resalten las habilidades, conocimientos y destrezas del talento humano que forma parte de las organizaciones, para poder aprovechar y desarrollar nuevas tecnologías que promuevan innovación y competitividad en un mercado más demandante de la calidad y el servicio oportuno. Por otro lado, la automatización de los procesos de producción, hace que la mano de obra barata sea menos importante.

El reto de las empresas hoy en día, es buscar mecanismos que promuevan la acción de retención y entrenamiento del talento humano; así mismo la inclusión de hombres y mujeres como buena práctica de las organizaciones en la equidad de género.

Las empresas deben impulsar la participación de las mujeres en la industria, ya que representan 50% del talento humano. A lo largo del tiempo, el papel de la mujer se había circunscrito a la atención del hogar, pues la costumbre generalizada de familias numerosas las obligaba a desempeñar ese rol, además del cuidado y educación de los hijos. Afortunadamente, hoy en día, las posibilidades de planificar el número de integrantes de la familia, ha propiciado que puedan desarrollarse en el ámbito laboral y profesional. Por lo que las empresas han establecido políticas de inclusión, con las que se incorpora el aprovechamiento del gran talento de la población femenina.

Hoy tenemos en las diversas áreas administrativas, productivas y de dirección mujeres que se han destacado por su inteligencia, capacidad organizativa e innovación, dando como resultado el ganarse un lugar en las competencias laborales por su propio mérito.

Todo lo anterior tiene como propósito fundamental lograr la competitividad efectiva de las organizaciones, en contribución al logro de sus objetivos.

Transición energética

Un gran reto en la actualidad y que afecta diversas áreas de la actividad humana, es tener acceso oportuno y eficiente a la energía, especialmente la energía eléctrica, pues es el insumo que mueve la maquinaria en la industria, el flujo de datos en la red, la iluminación de nuestras casas y ciudades y es sustento del comercio en términos generales, por lo que es importante realizar las acciones e inversiones necesarias a lo largo de todo el sistema eléctrico, desde la generación con fuentes sustentables y eficientes, así como la capacidad de transmisión a los grandes centros de consumo y distribución a los usuarios de la red. Las nuevas tecnologías de generación sustentable nos ofrecen una enorme oportunidad para impulsar el bienestar económico sostenible y poder producir de forma ecológica energía eléctrica barata, que puede ser aportada a la red no solo en granjas o parques solares remotos, sino también a través de la generación distribuida, que puede lograrse por medio de los propios usuarios, mediante la instalación de techos de generación fotovoltaica o eólica, que coadyuven a fortalecer una transición energética hacia formas más amigables con el medio ambiente, económicas y eficientes.

Con el fin de fortalecer la transición energética, es necesario contar con una base normativa que establezca claramente los principios de seguridad y eficiencia con la que operan estos dispositivos y en cumplimiento de un código de red que garantice plenamente el buen desempeño del sistema eléctrico, así como de la seguridad de las personas y sus bienes. Para ello, es muy importante la colaboración entre las diversas instituciones gubernamentales y privadas a fin de promover, diseñar y crear, mediante mesas de diálogo y comités técnicos, un marco normativo que propicie la innovación, competitividad, actualización oportuna y desarrollo tecnológico en toda la cadena de valor del ciclo eléctrico.

Impulsando el Progreso
Revista Caname Digital

Editorial No. 66

En el corazón de toda materia yace una fuerza poderosa, una energía que impulsa el universo mismo: “El átomo” Estimados Lectores: Desde nuestros inicios, la

Leer más »
Impulsando el Progreso
Revista Caname Digital

Siemens México

Productos principales: Siemens México ofrece una amplia gama de productos y servicios tecnológicos en diversos sectores, incluyendo: Equipos de generación y distribución de energía.  Sistemas

Leer más »