Salvador Portillo Arellano

Salvador Portillo Arellano

Presidente de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas

Estimados lectores:

Es un privilegio dirigirme una vez más a a ustedes en una nueva edición de nuestra Revista Digital, en la que ponemos el foco en un tema de vital importancia para el futuro de nuestro planeta y de la sociedad: la Agenda 2030 de la ONU y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Desde mi posición como Presidente de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas, me complace resaltar el papel crucial que desempeña el sector eléctrico en la consecución de múltiples metas de los ODS.

La Agenda 2030 de la ONU es un llamado global a la acción para abordar los desafíos más apremiantes de nuestro tiempo, desde la erradicación de la pobreza hasta la lucha contra el cambio climático. Los 17 ODS son la brújula que nos guía en este camino hacia un futuro más sostenible, justo y próspero. Para alcanzar estos objetivos, es esencial comprender que la energía eléctrica es un habilitador clave.

El acceso a la energía eléctrica es un derecho fundamental que, lamentablemente, aún no se cumple en su totalidad. Pese a que en nuestro país tenemos un alto grado de electrificación, mayor al 98% del sector habitacional, estas cifras siguen reflejando que existe más de un millón de personas que no cuentan con este servicio, lo que limita su capacidad para satisfacer sus necesidades básicas y aprovechar oportunidades económicas.

Así pues, para alcanzar el ODS 7, que busca garantizar el acceso a una energía asequible y sostenible para todos, debemos fortalecer y expandir nuestra infraestructura eléctrica, que aunque representa un reto importante, requiere del compromiso inmutable del sector público y privado

El sector eléctrico también desempeña un papel esencial en la mitigación del cambio climático, un desafío urgente que afecta a todas las naciones. La generación de energía a partir de fuentes renovables y la eficiencia energética son pilares clave para alcanzar los ODS relacionados con la acción climática (ODS 13, 7) y la conservación de la vida submarina y terrestre (ODS 14 y 15).

Además, la electrificación de sectores como el transporte y la industria contribuirá significativamente a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero. La transición hacia la movilidad eléctrica y la adopción de tecnologías limpias en la producción industrial son estrategias cruciales para lograr estos objetivos.

En CANAME estamos comprometidos con la promoción de tecnologías y prácticas sostenibles en el sector eléctrico, por lo que nuestras empresas asociadas trabajan incansablemente en el desarrollo de soluciones innovadoras que no sólo mejoran la eficiencia energética, sino que también reducen el impacto ambiental de nuestras operaciones.

De esta forma, en esta edición de la Revista Digital CANAME, exploraremos en profundidad cómo el sector eléctrico puede contribuir de manera significativa a la consecución de varios ODS, resaltando ejemplos y proyectos exitosos que están marcando la diferencia en nuestro país.

Aprovecho para hacer un llamado al sector industrial, al gobierno y a la sociedad en general: es imperativo que trabajemos juntos, en colaboración, para asegurar que la energía eléctrica se convierta en un motor impulsor del progreso sostenible y de la transformación positiva que necesitamos para cumplir con la Agenda 2030.

Les invito a explorar estas páginas y descubrir cómo el sector eléctrico, a través de la innovación y el compromiso con la sostenibilidad, está contribuyendo de manera activa y decisiva al logro de un mundo más justo, próspero y equitativo para todos.