Panel «Digitalización y automatización de la industria: perspectivas de• negocios para empresas de manufacturas eléctricas»

Inició este panel Juan Ignacio Díaz, CEO para México, Centroamérica y el Caribe de Siemens, quien señaló que la importancia de la digitalización y la automatización hoy día es absoluta, porque el cambio tecnológico que estamos viviendo es seguramente el más grande y transformador en la historia. En el tema del consumo, el mundo virtual vino a reemplazar  al mundo  físico, empezando por los almacenes en donde ya todo puede hacerse en línea, razón por la cual la conducta del consumidor también cambió, indicó.

Destacó que en el  mundo  industrial  pasó  algo  distinto,  el  mundo  virtual no reemplazó al real, sino que vino a apoyarlo y a hacerlo posible, y esto especialmente se da en la fabricación, al observar el mundo de la manufactura podemos ver que actualmente para fabricar cualquier objeto ya no es necesario hacer un prototipo físicamente, todo se puede realizar virtualmente, la tecnología permite fabricarlo y simular su comportamiento y lo más sorprendente es que también se puede hacer una fábrica virtual, con ello los beneficios son enormes. El mundo de la automatización proporciona mayor flexibilidad y  rapidez, mejor calidad de producto y menores costos, es un cambio transformacional gigantesco.

En relación al grado de fracaso o éxito en la implementación de los procesos digitales, consideró que hoy día no es tan grave equivocarse porque precisamente la prueba y error no se da haciendo un prototipo, ejemplificó que antes para fabricar un auto de carreras había que construirlo y hacer una gran cantidad de pruebas, actualmente sólo hay que especificar cómo se quiere ese automóvil  y da lo mismo fallar, porque todo se simula virtualmente. Así como se puede hacer el diseño de ese auto, se puede fabricar cualquier tipo de productos, y cuando realmente hay que hacer un prototipo, existe la manufactura aditiva, que es la impresión 3D, algunas veces se falla, pero ya no es tan grave hacerlo y es más barato.

El CEO de Siemens consideró que no hay nada más importante que la educación, «estamos viviendo una transformación gigantesca y el futuro del mundo depende de la capacidad y la imaginación de aquellos que están aprendiendo a leer actualmente, entonces, es muy importante cómo estamos preparando a nuestros niños, tenemos  que  enseñarles   a   pensar, a ser más creativos, mucha ciencia, tecnología y matemáticas, que son materias básicas», indicó.

Agregó que el 70% de los trabajos que conocemos no van a existir en el futuro, en 10-15 años vamos a estar en otro tipo de industria, por tanto, la parte del software y la digitalización son críticas. Asimismo, se puede tener inteligencia artificial, máquinas que piensen solas, que tomen decisiones e interactúen entre ellas para ser más productivas, pero algo  que  nunca va a tener una máquina es el toque humano, la capacidad de soñar, razón por la cual el ser humano va tener siempre una preponderancia en todo lo que es la manufactura.

Finalmente, comentó que los datos son la nueva materia prima y hay que saber tratarlos  y  sacar  provecho   de  ellos, y a  pesar  de  toda  la  automatización y digitalización el toque humano es fundamental, finalizó.

Por su parte, Enrique González Hass, Director General de Schneider de México, platicó sobre los retos y desafíos para la implementación y el desarrollo de negocios bajo la óptica de la industria 4.0. Recordó que la electricidad cambió radicalmente la forma de vida de los seres humanos y hoy no podríamos entender la industria, el entretenimiento, ni la vida residencial sin ella. Y en esta cuarta revolución que tiene la humanidad, la digitalización es parte de la realidad actual, por tanto, mientras mejor preparados estemos en las empresas, en los gobiernos y en la sociedad para este cambio, será más fácil la integración de las tecnologías de operación y de información.

El reto, dijo, es cómo utilizar esa evolución hacia la  digitalización para beneficio de todos, en esta cuarta etapa lo importante son los  datos,  es lo que va a marcar la  diferencia en ser más eficientes  y competitivos y  hoy  su manejo  se  convierte  en la herramienta para navegar de forma más segura y rápida, y es una de las cosas más críticas y potenciales que se tienen, por lo que recomendó que en las nuevas carreras se prepare a los futuros ingenieros en el manejo de datos, porque será la ciencia del futuro. Agregó que la tecnología ha desplazado ciertos trabajos y en el futuro muchas carreras no serán necesarias y otras que aún no existen serán primordiales.

González Hass señaló que las empresas deben entender que los sistemas se implementan para usarse y uno de los defectos más comunes es contar con  sistemas  muy  caros  y de baja utilización. Actualmente, las tecnologías de información y digitalización permiten conocer a detalle todo lo que hacemos, «en Schneider recién inauguramos la planta número 6 en Monterrey, que tiene lo último en tecnología de operación e información  y  en  ella la tecnología facilita la vida de los gerentes y administradores, porque se sabe minuto a minuto qué líneas de producción están corriendo bien y que líneas están paradas por alguna situación, por tanto, para nosotros, la digitalización es irreversible».

Subrayó que el manejo de los datos está haciendo que la evolución sea cada vez más rápida, con lo que se crean oportunidades y retos para el sector de manufacturas eléctricas y resaltó que es importante tomar en cuenta que la digitalización ayuda a cuidar el ambiente, a ser más eficientes en el manejo de la energía y procurar que nuestras emisiones de carbono se reduzcan en los próximos años.

El Director General de Schneider enfatizó que actualmente se produce demasiada información en el mundo y la capacidad de procesamiento es baja, por tanto «estamos complementando nuestras ofertas de productos y soluciones con software, lo que nos permite hacer un ágil  análisis  de  los datos para tener la información necesaria y tomar decisiones de manera rápida, la ciencia del futuro es el software en todas las áreas, es la herramienta clave».

La siguiente evolución en el manejo de datos es que será realizado por una inteligencia artificial, -máquina o robot-, y tendremos que interactuar con ella para hacer las cosas más seguras, rápidas y eficientes, pero implica retos referentes a actualizar los planes  académicos   y   orientar a las  futuras  generaciones  sobre su vocación profesional. El espíritu latinoamericano es todavía de mucho contacto personal y las empresas deben encontrar el correcto balance, porque no se debe dejar todo a las máquinas, pero los ingenieros deben estar mejor preparados, atentos a las necesidades de los clientes para asesorarlos, proponerles  soluciones  eficaces, lo que no podrá hacer una máquina ni un software, se deben identificar qué elementos humanos van a quedar en los procesos.

Para concluir, indicó que hoy, gracias a la tecnología, ya no es necesaria la fuerza, por eso las mujeres tienen cada vez una mayor participación en los negocios, porque cuando la fuerza deja de ser lo relevante, se privilegia la capacidad intelectual, y esto es positivo. Consideró que el reto para transitar en este mundo cambiante es prepararse bien y actualizarse en las últimas tendencias.

El último expositor de este panel fue Vicente Magaña de ABB, quien señaló que existe una convergencia en la que el sector energético está cambiando, específicamente con el tema de los renovables, vehículos eléctricos, almacenamiento de energía y energía distribuida. Añadió que el Foro Económico Mundial, en su último reporte, pronosticó que para el año 2022 serán creados 133 millones de empleos gracias a la digitalización y 75 millones serán eliminados, o digitalizados, lo que representa también un gran cambio.

Compartió que los roles van cambiando hacia el interior de las organizaciones y ejemplificó que hoy en día más del 95% de las transacciones bancarias son analizadas por un robot, prácticamente sin la intervención humana, lo que se irá incrementando  y provocará  un cambio en la cultura, concretamente  en la estructura de las organizaciones habrá menos jerarquización y más que posiciones de trabajo habrá roles, en donde cada empleado tendrá una posición, pero múltiples roles, con ello los equipos serán más independientes y la toma de decisiones más rápida.

Destacó que la diversificación es una parte relevante, sobre todo el apoyo a la educación de carreras basadas en ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas y de ahí la importancia de un acercamiento entre empresas y academia. El año pasado se hizo un estudio en conjunto con The Economist de qué tan preparados estaban ciertos países para adoptar la digitalización y en ese ranking México calificó en el número 23, en el top 25, pero todavía hay mucho trabajo que hacer, reiteró que la combinación academia-gobierno-industria privada es clave para desarrollar la adopción de tecnología con la educación dual, se requiere mucha colaboración para cerrar esta brecha.

El directivo de ABB indicó que anteriormente se utilizaban robots para las tareas difíciles, peligrosas y sucias, actualmente se refieren a reducir el tiempo del ciclo, hay compañías que pueden producir 40 vehículos por hora y además hacerlos para cada usuario de forma independiente, el salto es cuántico. Y la parte de talento será un reto para las siguientes generaciones, pero también para nosotros en relación a cómo ir cambiando la cultura, la que debe prevalecer es la de mayor cercanía al cliente y aplaudió la parte de educación y la parte de diversidad.

Informó que «cuando a través de la plataforma ABB Hability se conectan el mundo físico y los servicios, podemos observar que ya no son los protocolos cerrados del pasado, sino que hablamos de una información en la nube, e inclusive múltiples nubes que pueden empezar a colaborar y dar los servicios que requiere un cliente».

Finalmente platicó sobre la parte humana, al respecto dijo que conforme las máquinas tomen mayor control a través de la inteligencia artificial y la digitalización, el factor humano será crítico en términos de los valores, la integridad, la ética, aspectos que no van a ser reemplazados, y que el peso que tenga cada una de las decisiones de la persona que va a  programar  será  clave,  así  como  la  capacidad de discernir tampoco la tendrán las máquinas, sólo las personas que estén desarrollando los programas, en ese sentido, reiteró que la parte de valores será clave en esta evolución.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.