Shell invertirá 441 mdd para aguas profundas

Revista Caname Digital publicó información de El Economista referente a que la petrolera angloholandesa Shell recibió la aprobación de la Comisión Nacional de Hidrocarburos (CNH) para aumentar 36% hasta llegar a 441 millones de dólares en inversiones al 2023 dentro de las áreas que le fueron adjudicadas en aguas profundas mexicanas dentro de la Ronda 2.4, luego de que en octubre iniciará la perforación del pozo Xochimilco 1EXP, con un costo de 117.3 millones de dólares.

 

Este pozo estaba contemplado en el escenario máximo alternativo del plan exploratorio presentado en junio pasado para el contrato de licencia AP-PG07/2018, en el área contractual que se localiza frente a la costa de Tamaulipas, con una superficie de 1,967 kilómetros cuadrados.

 

Durante la 11 sesión ordinaria de su órgano de gobierno, la CNH informó que el hidrocarburo esperado de esta perforación es aceite ligero de 35 grados API (densidad del American Petroleum Institute) y el recurso prospectivo es de 562 millones de barriles de petróleo crudo equivalente (volumen similar a 8% de las reservas probadas del país) aunque en este caso la probabilidad de éxito geológico de para que apenas se pueda convertir en reserva total es de 22%.

 

El programa de perforación del agujero principal sido track y abandono del pozo contempla una duración de 116 días: 69 días para la perforación, del 2 de octubre al 10 de diciembre de 2020; 38 días para él sido track, del 10 de diciembre de 2020 al 18 de enero de 2021, y nueve días para el abandono, del 18 al 28 de enero de 2021, informó el regulador durante la aprobación.

 

Así, el pozo Xochicalco-1EXP será el cuarto que Shell perfora en aguas profundas en México y el segundo en la provincia geológica del Cinturón Plegado Perdido.

 

En junio pasado, la firma angloholandesa informó que aumentará 3.5 veces la inversión dispuesta para explorar en aguas profundas mexicanas, dentro de otra área, la APPG06 que se adjudicó en la Ronda 2.4.

 

Entonces, se aprobaron modificaciones al plan de exploración de Shell en este contrato, con lo que de una inversión estimada de 90.6 millones de dólares propuestos hace un año, propuso invertir hasta 323.7 millones de dólares en el escenario incremental de sus actividades hasta el 2023.

 

De esta inversión, 93% corresponderá a la perforación de pozos. Y es que, en el plan de exploración original, Shell propuso distintas etapas de exploración superficial y adquisición de sísmica tridimensional –que ya ha realizado en la totalidad del área de 1,890 kilómetros cuadrados– pero además, planteó la perforación de dos pozos en 2021 y 2022.

 

En el nuevo plan, Shell añadió un tercer pozo y adelantó las dos perforaciones ya aprobadas, explicó el director general de Dictámenes de Exploración, Rodrigo Hernández Ordoñez.

 

Así, en los próximos meses y antes de que concluya el 2020, en el área que se ubica a 155 kilómetros de Tampico, Tamaulipas, se presentará el plan para la perforación de la que Shell denominó Oportunidad C, a una profundidad de 4,000 metros, para buscar aceite ligero de entre 24 y 40 grados API en un volumen prospectivo de 175 millones de barriles de petróleo crudo equivalente, con una probabilidad de éxito comercial de 24%.

 

Shell en México

 

Shell es la compañía petrolera internacional con mayor superficie de exploración en México. Tiene 11 bloques adjudicados en un área de 20,766 kilómetros cuadrados con inversiones total comprometidas por 742 millones de dólares, además de la perforación de 13 pozos exploratorios.

 

Para estos trabajos, la empresa firmó en febrero pasado un contrato para el arrendamiento de la plataforma La Muralla IV, propiedad de Grupo R. Shell tiene además a su disposición el barco perforador Deepwater Thalassa.

 

También en febrero, la CNH aprobó a Shell la perforación de otro pozo exploratorio en aguas ultra profundas: Max-1EXP, en otra área de la Ronda 2.4, CS-G02, que fue el segundo pozo a perforar en aguas ultra profundas de la Cuenca Salina del Golfo de México, a una profundidad total de 7,480 metros en un tirante de agua de 2,511 metros. Antes de la contingencia, Shell contempló llegar hasta el abandono del pozo el 17 de junio del presente año, actividades que según la regulación de la CNH pudieron diferirse.

 

El Economista

Publicado en Revista Caname Digital

31 de agosto de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.