Por ley, CFE debería sumarse a las metas de la transición energética: Carlos Huerta

Para alcanzar las metas de generación limpia de electricidad y mitigación del cambio climático en el país y luego de las recientes pugnas entre el gobierno y la IP en materia de energía renovable se requiere de una reforma integral que incluya redistribución de recursos por parte de la Secretaría de Hacienda, modificaciones a la Constitución en materia de derecho a un medio ambiente sano, cambios a la Ley de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) para definirla como la empresa que liderará la transición y modificaciones a la Ley de la Industria Eléctrica para que incluya los múltiples tipos de generación disruptiva de energía limpia.

 

Así lo plantea Carlos Huerta, analista de temas energéticos y ex asesor del Consejo de Administración de Petróleos Mexicanos (Pemex) en un documento con 10 propuestas publicado por el gobierno del Reino Unido, donde explicó que el Estado Mexicano debe ser el protagonista del combate al cambio climático y el responsable de la Transición Energética para reconvertir su matriz de energía y el principal guía y promotor sobre el uso de energías renovables.

 

Por tanto, sugirió complementar el párrafo quinto del artículo cuarto de la Constitución con el reconocimiento del derecho a adoptar medidas adecuadas para limitar los gases de efecto invernadero GEI y utilizar intensivamente las fuentes de energía renovable para contener el cambio climático.

 

“Asimismo, reconocer la transición energética como proceso para garantizar el derecho de las personas a un medio ambiente sano para su desarrollo y bienestar. Esta propuesta puede ser a través de adicionar sólo el concepto de sustentabilidad”, explicó.

 

Además, explicó que es necesario transformar gradualmente a la CFE para convertirla en una compañía verde que utilice mayoritariamente energías renovables. Para lograr lo anterior, es importante comprometer a la empresa a la utilización paulatina de plantas de generación de energía eléctrica que vayan sustituyendo a las plantas fósiles.

 

Además, es importante establecer una meta gradual en la Ley de la Comisión Federal de Electricidad para que el 61% de generación eléctrica a partir de fuentes fósiles que utiliza actualmente, se reduzca gradualmente para lograr la meta en 2050 de generar electricidad al menos con el 50% proveniente de energías renovables.

 

Para ello, dentro del objeto de la CFE, se sugiere adicionar una obligación de elevar la participación de las renovables y en su Plan de Negocios deberá también tomar en cuenta las Metas de Energías Limpias establecidas en la Ley de Transición Energética.

 

Asimismo, la CFE debería ajustar su gobierno corporativo para ampliar las atribuciones del Consejo de Administración en materia de generación de energía eléctrica a través de fuentes renovables y contar con un Comité especial relacionado con la adopción, fabricación o comercialización de tecnologías que usen Energías Renovables con el fin de ir reconvirtiendo sus plantas generadoras de combustibles convencionales. También sería deseable que contara con una subsidiaria denominada CFE Renovables.

 

En lo que respecta a la Ley de Transición Energética y la Ley de la Industria Eléctrica, sugirió revalorar el concepto de energías limpias y limitar las fuentes de energía a las relacionadas de manera honesta con las renovables, entre los aspectos más importantes a discutir por parte del Congreso.

 

El Economista

Publicado en Revista Caname Digital

14 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.