PlatiCANAME “El recuento de los daños. Construyendo resiliencia para un mundo incierto”

La Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas (CANAME) y su director general y moderador el Ingeniero Salvador Padilla Rubfiar presentó en su sesión de PlatiCANAME a Jesús Campos Cortés, director ejecutivo Apics Capítulo México, ponente del tema “El recuento de los daños. Construyendo resiliencia para un mundo incierto”.

En su inicio, el presidente de la CANAME, Hugo Gómez Sierra, dio la bienvenida a la sesión del día y mencionó que el tema tiene que ver con la reconstrucción de cadenas de suministro derivado de la postpandemia y aseguró que el ponente ofrecería algunas medidas para mitigar dichas circunstancias.

Por su parte, Jesús Campos recapituló el impacto que tuvo la pandemia por Covid-19 en el mundo y sugiere unas medidas para cambiar la forma de trabajo. Indicó que el trabajo remoto aceleró los procesos digitales, pero también trajo consecuencias como la convivencia. Así como también se despuntó el comercio electrónico porque ante el riesgo de salud, la gente prefería comprar desde casa, aquí también entra la entrega a domicilio.

En tanto, el estrés se ha ido acumulando, se trabajan más horas y finalmente una de las pérdidas más grandes es el poder adquisitivo / desempleo, la pregunta es cuando se estabilice el mercado, ¿dónde va a quedar todo esto?

En cuanto a las amenazas para las empresas, el hecho más evidente es la falta de liquidez. Es un hecho que las empresas deben tener la capacidad de sobrevivir 90 días de paro, sin embargo, muy pocas empresas estaban preparadas para esto, además de que se convirtió a 450 más días de paro. Además, se tenía que cubrir impuestos sobre nómina y sueldos.

De la subida de precios, no es una cuestión de voluntades, es una cuestión de oferta y demanda.

De la pérdida de talento, hubo empresas que se tuvieron que deshacer de personas competentes, porque simplemente ya no era posible mantenerlas en la organización o proveedores que eran muy buenos desaparecieron porque ya no había forma de mantenerse. Por ello sugirió cambiar la estrategia.

Oportunidades para las empresas

Jesús Campos sugirió que para la “nueva normalidad” habrá nuevos mercados, nuevos consumidores, talento disponible, aceleración de la digitalización (implica un rediseño de procesos), en este punto es importante destacar que la velocidad de respuesta es una variable crítica para ser competitivos en este ciclo y, finalmente, repensar el negocio, ¿quién es mi nuevo cliente?

Como una reflexión aseveró que ya no hace sentido tener una dependencia sobre los productos chinos “Hay un mundo más allá de China”. Aquí es donde México debe buscar reposicionarse. De esta manera, encaminó la plática hacia un término que está muy de moda: la resiliencia.

A manera de interpretación dijo que, la resiliencia es la capacidad de un ecosistema para afrontar con éxito una situación desfavorable o de riesgo, y para recuperarse, adaptarse a la nueva situación y desarrollarse positivamente ante las circunstancias adversas.

Dijo que, en este caso, la crisis por la pandemia nos apretó y nos puso en condiciones desfavorables, cuando afloja se debe tener la capacidad de regresar sin romperse ni quebrarse.

¿Qué ocasionó que algunas empresas “quebraran”? Los dueños se obsesionaron por el costo, esto llevó a los negocios a cerrar los ojos y generar una elevada concentración del riesgo que tiene efectos catastróficos sobre las operaciones.

Destacó que los factores que incrementan el riesgo son:

– La globalización

– La operación bajo principios lean

– Tolerancias extremas

– Costos al límite

– Proveedores únicos

Cadena de suministro

En el tema subrayó que la red global utilizada para entregar productos y servicios desde la materia prima hasta el consumidor a través de un flujo ingenierizado de información, distribución física y efectivo.

Señaló que las cadenas de suministro manejan tres flujos: materiales, el segundo dinero y la información, este flujo, el que lo supo manejar siempre tuvo materiales y dinero correcto para que funcionara, por eso se dice que es un buen momento para voltear a la digitalización. El que supo manejar la información se pudo anticipar.

Consideró que de las principales vulnerabilidades en la cadena de suministro son los sistemas de transporte y logística, se estima que con la crisis el transporte marítimo trae un desface de entre 6 y 8 meses, pero indicó que él no cree que vaya a tardar menos de un año en normalizarse, pero no regresarán las tarifas originales.

Así mismo, mencionó que algunas de las señales de riesgo son los retrasos no esperados en las entregas, problemas de producción en proveedores Tier 2 y 3, incrementos de costos en materiales, servicios o proyectos, altos niveles de deuda, contaminación de productos, fallos en tecnologías críticas, ciber ataques, problemas regulatorios y alta concentración de las ventas de un proveedor con la empresa.

Enumeró estrategias para construir resiliencia como tener colchones de inventario y capacidad; diversificar la red de manufactura; multisourcing; evitar dependencia de las redes globales y recortar los tiempos ciclos; utilizar plataformas o armonización de productos y generar alianzas dentro del ecosistema.

A manera de conclusión dijo que, se tiene que aprender de las crisis “Una crisis es algo demasiado importante para no aprender de ellas”.

Aseveró que el mundo que conocimos ya no existe, es momento de repensar el negocio. No será la última crisis que nos toque vivir. Debemos concentrarnos en las oportunidades, finalmente, la resiliencia mas la digitalización son claves para el éxito en el futuro.

Publicado en Revista Caname

 

 

22 de junio de 2021

@PatyFonsecaM

Patricia Fonseca Mendoza

Edición de información

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.