PlatiCANAME Acciones para impulsar el cumplimiento normativo en productos eléctricos

El ingeniero y director general de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas (CANAME), Salvador Padilla presentó en la sesión de PlatiCANAME a los exponentes del tema “Acciones para impulsar el cumplimiento normativo en productos eléctricos”, el ingeniero Jorge Higinio García, presidente de la Federación de Colegios de Ingenieros mecánicos, electricistas, eléctricos y ramas afines, D.G. María del Carmen Ruíz, coordinadora del programa Casa Segura y el Ing. Ricardo Antonio Márquez Soriano, presidente de la Comisión para el Desarrollo del Sector Eléctrico CANAME-CONACOMEE.

El ingeniero Jorge Higinio García inició haciendo una pregunta ¿dónde inicia la seguridad eléctrica y la seguridad de las instalaciones? Aseguró que esto comienza desde el momento que el cliente llega a comprar, ya que el material eléctrico no tiene restricción en cuanto a quien lo vende, sin embargo, la disyuntiva del consumidor está en la relación de, básicamente, el precio.

Manifestó que no hay una especificación o un criterio o supervisión de cuál es el material adecuado de cada uso y cuál es la aplicación del material eléctrico que se está usando, señaló que hay una brecha entre el conocimiento que se debe de tener para la aplicación de las instalaciones eléctricas, el material adecuado para el uso, la especificación y asesoría de la instalación eléctrica y los productos que cumplen con la instalación eléctrica y que están a la venta.

Consecuencias del uso de los productos eléctricos no normalizados

Indiscutiblemente en las instalaciones el primer riesgo es el de la electrocución. Al utilizar materiales que no están certificados y normalizados se pone en riesgo la integridad física y además el patrimonio a causa de los incendios.

Por lo anterior, es importante la normalización, en México va avanzando tenemos cerca de 8 mil normas.

“La Federación agrupamos a más de 40 colegios en el país, y somos eje en la sociedad y en la academia donde participamos en los comités nacionales para la elaboración de normas, en los organismos de evaluación, en las dependencias como asesores, pero sobre todo basamos nuestras acciones en la capacitación constante de los colegiados, para que ellos a su vez puedan ser transmisores de este conocimiento para llegar a la conceptualización del uso de materiales certificados”.

Aseveró que, en la Federación, a raíz de la pandemia, los obligó a cambiar el método de capacitación y han creado grupos de trabajo con gente de conocimiento mínimo, lo que los llevó a elaborar una serie de webinars en donde se explican los criterios de las instalaciones eléctricas y la manera correcta de instalarlos.

Agregó que las leyes se cumplan por convicción, porque la gente se convenza de que es la mejor opción para resguardar su seguridad y patrimonio y que no se tenga la necesidad de ser organismos sancionadores y castigadores de los incumplimientos a las normas oficiales y a los productos disponibles.

Por su parte, María del Carmen Ruíz indicó que en su empresa se enfocan a comunicar y orientar acerca de los riesgos causados por instalaciones eléctricas sin mantenimiento y lo más importante fuera de cumplimiento normativo.

En su reflexión, dijo que sí sabemos lo que compramos y sí cumple con la Norma Oficial Mexicana de producto que se tiene en México.

“Como usuarios tenemos que convivir todos los días con las normas y saber la importancia que tienen”.

Manifestó que en el 2018 construyeron junto con varias instituciones gubernamentales, un documento titulado “Retos en México ante la seguridad y eficiencia eléctrica” en donde se dieron cuenta que, en la seguridad eléctrica, es la problemática número uno por la falta de cumplimiento normativo.

Por ello aseguró que, las normas oficiales mexicanas son obligatorias su cumplimiento en todo el territorio nacional y la condición mínima de seguridad es lo que marcan las normas. De lo contrario, nos están vendiendo una condición de riesgo, es por ello por lo que tenemos que mantenernos informados.

Dijo que hoy por hoy, la norma que rige los procesos constructivos es la norma del año 2012.

La importancia de combatir las prácticas ilegales

Aseveró que se debe entender como práctica ilegal de comercio a toda acción de: falsificación y/o piratería de productos, así como de equipos que, existiendo normas aplicables (NOM/NMX), no han sido certificados; productos que violan cualquier disposición legal de fabricación, importación o comercialización, uso de certificados falsos.

Impresión de marcas consolidadas en el mercado y utilización de sellos de certificación en productos que no han aprobado las pruebas de seguridad de manera satisfactoria. A nivel mundial, la falsificación de productos eléctricos y electrónicos ocupa el segundo lugar, después de los productos farmacéuticos.

En tanto la Política Pública Nacional comienza a darse cuenta de este punto por ello, en el Programa Nacional de Vivienda 2021-2024 se encuentra un punto que se llama Relevancia del objetivo prioritario que dice, “Asegurar el derecho a la información y la rendición de cuentas de todos los actores del sistema de vivienda”.

Mientras que en el Código Penal Mexicano en el capítulo III tipifica que: “Al fabricante, empresario, contratista o constructor de una obra cualquiera, que emplee en la construcción materiales en cantidad o calidad inferior a la convenida o mano de obra inferior a la estipulada, siempre que haya recibido el precio o parte de él”.

Esto quiere decir, que, aunque nosotros no sepamos de las normas, no nos exenta de una amonestación o sanción.

Por lo que, en conjunto con la Federación de Colegios de Ingenieros, con la CANAME y las instituciones gubernamentales para detener el incremento de compra de materiales fuera de norma que vulneran a la población.

“La desinformación puede dejarnos vulnerables ante una situación de emergencia y poner en riesgo la integridad de nuestra familia y nuestro patrimonio”.

A su vez, el Ing. Ricardo Antonio Márquez Soriano externó que surge el planteamiento para la Comisión para el Desarrollo del Sector Eléctrico CANAME manteniendo un enfoque institucional por línea de producto, desde el punto de vista de producto certificado y de ahí se construye un eje estratégico de trabajo que se refiere a la seguridad eléctrica, con base en normas.

Señaló que el otro eje de trabajo de la Comisión es el del combate a la piratería y productos no conformes, con esto lo que busca la Comisión es crear una cultura de la seguridad eléctrica en el sector. Dentro de los objetivos de la Comisión es:

· Soportar al comerciante para asegurar la comercialización de los productos certificados.

· Asegurar la unión y comunicación eficaz de la cadena desde la fabricación, distribución y la instalación del producto

· Detectar y combatir las prácticas desleales en la comercialización de productos eléctricos

El significado de las NOM de acuerdo con la Ley de infraestructura de la calidad

Márquez Soriano externó que, la Norma Oficial Mexicana es una regulación técnica y tiene carácter obligatorio y aplica a nivel nacional.

Lo que hace la NOM es el de regular productos, procesos o servicios cuando estos pueden constituir un riesgo para las personas, así como en el medio ambiente en general. Aseguró que el concepto de la norma es regular esa vigilancia de cumplimiento de requisitos mínimos a cumplir.

Al hablar de una NOM se está hablando de muchas normas oficiales mexicanas que pueden existir en diversos rubros, que van desde la salud, el medioambiente, transporte, educación, alimentación y hasta en la parte eléctrica. Aseveró que actualmente existen alrededor de 768 NOM que existen.

Las NOM por ser obligatorias y por ser expedidas por ley, tienen el mismo poder que una ley y de hecho la mayor parte de las leyes mexicanas incluyen varias normas oficiales mexicanas. Solo por conocimiento, la codificación de las NOM es un número de la norma, después siguen las siglas de la secretaria de estado a la que corresponde o quien es responsable y después el año de entrada en vigor.

Concretamente en el sector eléctrico, las NOM se concentran en productos y en servicios de instalación. En el sector, existen 34 normas oficiales y se apoyan en lo que se llaman estándares.

Detalló que en la Comisión que preside están llevando a cabo un protocolo de acción de vigilancia de mercado, en el sentido de proteger el mercado inmediato. El protocolo está en etapa de vigilar con el apoyo de la ACOMEE Yucatán.

Finalmente comentó que, los retos para evitar la comercialización de productos no certificados son la capacitación, vigilancia de mercados y la fiscalización.

Publicado en Revista Caname

07 de julio de 2021

@PatyFonsecaM

Patricia Fonseca Mendoza. Edición de Información

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.