Perspectivas Económicas: la recesión de una economía enferma

La economía mexicana llegó debilitada al momento histórico que se vive en el mundo:

I. Retrocedió (–) 0.14% en 2019 y (-) 0.7% en enero del 2020.

• Con ello los ciclos de la economía mexicana ya mostraban el proceso recesivo en el que se encuentra.

I. El promedio de crecimiento en el sexenio es de (-) 0.2%: sólo el 28.6% de los meses ha tenido una tasa de variación positiva.

• El entorno global ya mostraba una desaceleración industrial previa que fue exacerbada primero por la Guerra geopolítica y geoeconómica entre Estados Unidos y China (con los cambios institucionales que ello implica en organismos como la Organización Mundial de Comercio) y ahora por el problema de salud pública generado por el coronavirus (Covid-19).

I. Se vive un proceso disruptivo no visto desde la Segunda Guerra Mundial.

• Ante esto la pregunta no es si México entrará en una recesión o no, en realidad los aspectos a considerar son ¿Cuál será la/las?:

• Magnitud: el tamaño de la caída.

• Dimensiones: ¿Qué sectores se verán más afectados?

• Duración.

• Cambios estructurales que provocará: sociales, económicos y políticos.

• Y la pregunta básica de partida que debería realizarse es:

I. ¿Qué México deseamos construir durante y después de la emergencia de salud pública y se comience a reconstruir la afectación socioeconómica que la recesión provocará?

• Para el IDIC hay dos escenarios básicos de la caída del PIB:

I. Sin medidas de contención extrema un retroceso de (-) 3.1% en 2020.

II. Con medidas que detengan la actividad industrial y de servicios en más del 70% y que duren entre 30 y 45 días, sin que exista un programa de reactivación económica integral: (-) 5.7%.

• La única forma de moderar estás caídas es a través de un Programa Contracíclico Integral Emergente que convoque a la unidad nacional:

I. Cada punto de caída en el PIB implica una contracción de 288 mil millones de pesos.

▪ El programa de 25 mil millones de pesos anunciado es positivo, pero aún no tiene la dimensión adecuada para el momento que México vive y vivirá.

• Por ello el IDIC reitera que deben priorizarse dos objetivos:

I. El interés nacional: Primero es México, sin divisiones con unidad.

II. Preservación del empleo y evitar la quiebra de empresas en México.

• Para ello se requiere:

I. Eliminar el que limita el progreso de México: la división ideológica.

• Se proponen tres grandes líneas:

I. La necesidad de un programa de reactivación económica: era indispensable antes del coronavirus hoy es un tema de seguridad nacional y de proyecto de nación por eso se requiere:

▪ Un Acuerdo Nacional que garantice reactivar el crecimiento económico con la menor afectación al tejido social y productivo.

II. Integrar los esfuerzos público-privado-social-laboral: Garantizar el funcionamiento del sistema económico.

▪ No se pueden interrumpir los flujos financieros, productivos, laborales, de inversión y consumo.

III. Negociación con Estados Unidos y Canadá:

▪ No interrumpir el flujo de bienes y procurar la menor afectación en los servicios.

▪ Iniciar un programa conjunto de producción e insumos intermedios que garantice el pleno funcionamiento industrial de América del Norte.

• Estrategias asociadas a las tres grandes líneas:

I. Programa de inversión en infraestructura basado en lo Hecho en México.

▪ Similar a lo que se aplica en Estados Unidos con el Buy America y el Buy American.

• Atender las necesidades de carreteras, agua potable, drenaje, electricidad, servicios educativos y de salud de las comunidades más pobres en México. Todos los insumos de la infraestructura requerida se pueden fabricar en el país.

II. Garantizar el funcionamiento de los sectores estratégicos en materia de empleo, crecimiento económico, salud y alimentación.

III. Reducción a cero la meta de superávit primario para destinar, al menos, 0.4% del PIB adicional a un programa de construcción de carreteras con 100% de empresas e insumos nacionales. Ello podría generar un impacto en el crecimiento económico de casi 1% y generar entre 200 mil y 250 mil empleos.

IV. Toda la inversión en construcción ya programada tendrá, al menos 75% de contenido nacional.

V. Infraestructura energética con contenido nacional de, por lo menos, 50%. Ambas medidas podrían agregar entre 0.4 y 0.6% del PIB.

VI. Garantizar el libre flujo de todas las modalidades de transporte en todo espacio del territorio nacional, así como de los puertos y aduanas, para no afectar los flujos de mercancías que en estos momentos son críticos.

VII. Reforzar la protección y seguridad de las unidades de transporte en todas las carreteras e infraestructuras de transporte a nivel nacional.

VIII. Destrabar la inversión privada en el sector de la construcción.

IX. No se aplicará ninguna modificación al marco regulatorio que ya estaba en uso a cierre del 2019. Todas las dependencias y organismos reguladores reducirán los tiempos de trámite administrativo para evitar que la burocracia detenga los procesos productivos.

X. Urgente facilitar la devolución de saldos a favor del IVA.

XI. Que la banca de desarrollo reactive el factoraje, con líneas suficientes a través de todo el sistema bancario, así como desarrolle mecanismos ágiles de financiamiento para mantener los flujos operativos de las empresas.

XII. Pago oportuno a proveedores, tanto del gobierno federal como de los estatales y municipales.

XIII. Permitir la depreciación acelerada de activos.

XIV. Negociar con las entidades federativas la reducción a cero el impuesto sobre la nómina. XV. Deducibilidad al 100% de las prestaciones laborales. Objetivo: preservación del empleo. XVI. Programa apoyo a la preservación de las empresas y el empleo: condonación de impuestos de ejercicios fiscales 2018 y anteriores para empresas que hayan cumplido con su declaración fiscal en tiempo y forma y realicen su corrección fiscal durante el primer semestre del 2020 (en caso de ser necesario). Fin de cualquier medida de presión fiscal sobre estas empresas.

XVII. Se negociará con Estados Unidos, Canadá y la Unión Europea un tema de seguridad nacional, regional y global: no puede repetirse la falta de insumos industriales ante el colapso de un solo país (China).

XVIII. Instrumentar una Política Industrial Nacional como marco para dar congruencia y para posicionar a México como nuevo jugador global, ya que el mundo no puede seguir dependiendo de una sola “fábrica”.

file:///C:/Users/patyf/Downloads/VozIndustria-20200326-Vol-08-Num-205-Perspectivas-Economicas-la-recesion-de-una-economia-enferma.pdf

Publicado en Revista Industria Digital

26 de marzo de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.