Se usa energía limpia para 67% de electricidad

Revista Caname Digital publicó información de El Norte referente a que el 67% de la energía que se incorporó en 2019 a nivel mundial es derivada de nuevas plantas con tecnología solar y eólica, con lo que se desplazó la instalación de centrales que utilizan combustibles fósiles un 25%.

De acuerdo con el informe Tendencias de la Transición Energética 2020, realizado por Bloomberg NEF, la energía proveniente de plantas fotovoltaicas fue la que más se incorporó a las matrices energéticas en un tercio de los países con un 45 por ciento y la eólica con un 22 por ciento.

En acumulado, la energía solar tiene una capacidad instalada en el mundo de 651 mil megawatts hasta el cierre del año pasado, con lo que rebasó a la energía eólica, que alcanzó los 644 mil megawatts, por lo que ahora son las tecnologías más instaladas.

«Las fuertes caídas en los costes de equipos solares, los módulos que van en los techos y en las grandes plantas, han hecho que esta tecnología esté ampliamente disponible para viviendas, empresas y redes», dijo Luiza Demôro, analista de BNEF en comunicado.

El estudio también refleja que la construcción de centrales solares y eólicas se concentraba en las naciones más ricas entre 2010 y 2015, situación que ha cambiado recientemente.

«En un grupo que incluye casi todas las naciones de la OCDE, la energía eólica y solar han representado la mayoría de la nueva capacidad construida cada año desde 2011.

«Entre un grupo de países no miembros de la OCDE más Chile, Colombia, México y Turquía, la energía eólica y solar han representado la mayoría de la construcción anual cada año desde 2016», refiere el texto.

Aunque las renovables aún no logran rebasar el total de la energía fósil generada en el mundo, de la cual la principal es el carbón, con 2 millones 89 mil megawatts, le sigue el gas natural, con un millón 812 mil, y la hidroeléctrica, con un millón 160 mil megawatts, la incorporación de nuevas centrales con estas tecnologías va a la baja para los próximos años.

En el caso del carbón, la energía que genera bajó en un 3% de 2018 a 2019 por un menor uso de las centrales.

«Los países más ricos están retirando rápidamente las plantas de carbón más antiguas y, en gran medida, ineficientes, porque no pueden competir con nuevos proyectos de gas o energías renovables», dijo Ethan Zindler, jefe de América en BNEF.

 

El Norte

Publicado en Revista Caname Digital

02 de septiembre de 2020

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.