Organizaciones ágiles

El concepto de organizaciones ágiles permea rápidamente en el contexto internacional de organizaciones públicas y privadas. En México, es un factor -la agilidad organizacional- que se suma a los diversos elementos a incorporar en nuestras organizaciones para lograr una mayor competitividad.

En la reciente publicación The five trademarks of agile organizations, Wouter Aghina -y otros- describen un nuevo paradigma de cómo han evolucionado las organizaciones y plantean cinco elementos fundamentales que caracterizan a las organizaciones ágiles.

El argumento es que la organización ágil está surgiendo como el nuevo paradigma dominante. En lugar de funcionar como máquinas, las organizaciones ágiles son un organismo vivo. La siguiente figura intenta describirlo en forma esquemática:

Figura 1. La organización ágil es un organismo vivo. Fuente: McKinsey & Company. The five trademarks of agile organizations. January 2018.

De esta forma, el paradigma Taylorista de las organizaciones como máquinas cambia frente a los desafíos organizativos planteados por la revolución digital que está transformando las industrias, las economías y las sociedades. Esto se expresa en cuatro tendencias:

*Ambiente en rápida evolución.
*Introducción constante de tecnología disruptiva.
*Acelerando la digitalización y la democratización de la información.
*La nueva guerra por el talento.

Las empresas que aspiran a crear una organización ágil pueden enfocarse en los siguientes elementos asociados a un conjunto emergente de «prácticas de organización ágil»:

A continuación se detallan los cinco elementos de las organizaciones ágiles:

1. Enfoque de Estrella del Norte incorporado a través de toda la organización

Las organizaciones ágiles repiensan, se enfocan y están comprometidas con la creación de valor con y para una amplia gama de partes interesadas; por ejemplo, empleados, inversionistas, socios y comunidades.

Para satisfacer las necesidades en continua evolución de todos sus grupos de interés, las organizaciones ágiles diseñan enfoques distribuidos y flexibles para crear valor, integrando con frecuencia socios externos directamente en el sistema de creación de valor.

Para dar coherencia y enfoque a sus modelos de creación de valor distribuido, las organizaciones ágiles establecen un propósito y una visión compartidos, la «Estrella del Norte» para la organización que ayuda a los empleados a sentirse personal y emocionalmente interesados. Este concepto de Estrella del Norte sirve de referencia cuando los clientes eligen dónde comprar, los empleados deciden dónde trabajar y los socios deciden dónde participar. Empresas como Amazon, Gore, Patagonia y Virgin ponen el foco de las partes interesadas en el corazón de su Estrella del Norte y, a su vez, en el corazón de la forma en que crean valor. Las personas de la organización, individual y proactivamente, vigilan los cambios en las preferencias del cliente y el entorno externo y actúan en consecuencia. Estas empresas también pueden asignar recursos de manera flexible y rápida a donde más se necesitan.

2. Establecer una red de equipos facultados

Las organizaciones ágiles mantienen una estructura estable de primer nivel, pero reemplazan gran parte de la jerarquía tradicional restante con una red de equipos flexibles y escalables. Las redes son una forma natural de organizar los esfuerzos porque equilibran la libertad individual con la coordinación colectiva. Una organización ágil comprende una red densa de equipos empoderados que operan con altos estándares de alineación, responsabilidad, experiencia, transparencia y colaboración. La compañía también debe tener un ecosistema estable para garantizar que estos equipos puedan operar de manera efectiva.

3. Ciclos rápidos de decisión y aprendizaje

Las organizaciones ágiles trabajan en ciclos rápidos de pensamiento y acción que están estrechamente alineados con su proceso de creatividad y resultados. Ya sea que éstos se implementen como pensamiento para el diseño, operaciones lean, desarrollo ágil u otras formas, esta integración e iteración continua y rápida de pensar, hacer y aprender conforma la capacidad de la organización para innovar y operar de una manera ágil.

Por ejemplo, en lugar de la planificación anual tradicional, el presupuesto y la revisión, algunas organizaciones se están moviendo a ciclos trimestrales, sistemas de gestión dinámica como Objetivos y Resultados Clave (OKR) y presupuestos de 12 meses consecutivos.

Existen varios elementos que caracterizan el modelo:

*Las organizaciones ágiles se centran en la iteración rápida y la experimentación.
*Las organizaciones ágiles aprovechan las formas estandarizadas de trabajo para facilitar la interacción y comunicación entre equipos.
*Las organizaciones ágiles están orientadas al desempeño por naturaleza.
*Trabajar en ciclos rápidos requiere que las organizaciones ágiles insistan en una transparencia total de la    información, para que cada equipo pueda acceder rápida y fácilmente a la información que necesitan y compartir información con los demás.
*Las organizaciones ágiles buscan que el aprendizaje continuo sea una parte continua y constante de su ADN.
*Las organizaciones ágiles hacen hincapié en la toma de decisiones rápida, eficiente y continua, prefiriendo el 70 por ciento de probabilidad ahora contra el 100 por ciento de certeza más adelante.

4. Establecer un modelo de talento humano dinámico que encienda la pasión

Una cultura organizacional ágil pone a las personas en un centro que involucra y empodera a todos en la organización. Entonces, pueden crear valor de manera rápida, colaborativa y efectiva.

Las organizaciones que lo han hecho bien han invertido en un liderazgo que empodera y desarrolla a su gente, una comunidad fuerte que apoya y desarrolla la cultura, y los procesos de las personas subyacentes que fomentan el emprendimiento y la construcción de habilidades necesarias para que se produzca la agilidad.

El liderazgo en organizaciones ágiles sirve a las personas en la organización, empoderándolas y desarrollándolas. En lugar de planificadores, directores y controladores, se convierten en visionarios, arquitectos y entrenadores que empoderan a las personas con las competencias más relevantes para que puedan liderar, colaborar y ofrecer resultados excepcionales. Dichos líderes son catalizadores que motivan a las personas a actuar de forma orientada al equipo y participar en la toma de decisiones estratégicas y de organización que los afectarán a ellos y a su trabajo. A esto se le llama liderazgo compartido y servidor.

5. Incorporar tecnologías habilitadoras de última generación

Para muchas organizaciones, un replanteamiento radical del modelo organizacional requiere un replanteamiento de las tecnologías subyacentes y la habilitación de sus productos y procesos, así como las prácticas tecnológicas necesarias para respaldar la velocidad y la flexibilidad.

Las organizaciones ágiles deberán proporcionar productos y servicios que puedan cumplir con las cambiantes condiciones de los clientes y la competencia. Es probable que los productos y servicios tradicionales tengan que ser digitalizados o habilitados digitalmente. Los procesos operativos también deberán evolucionar de forma continua y rápida, lo que requerirá una arquitectura, sistemas y herramientas tecnológicas en evolución.

La tecnología debería incorporar progresivamente nuevas innovaciones técnicas, como contenedores, arquitecturas de micro-servicios y almacenamiento y servicios basados en la nube.

Conclusiones

En una búsqueda continua por lograr una mayor competitividad, la conciencia organizacional debe incluir el objetivo de asimilar y adaptar las mejores prácticas. Entre otros, es necesario adoptar nuevos elementos que apoyen dichos esfuerzos. En resumen, son cinco los elementos que están cambiando el paradigma de las organizaciones en la búsqueda de un mejor desempeño:

a) Las organizaciones ágiles repiensan, se enfocan y están comprometidas con la creación de valor con y para una amplia gama de partes interesadas.
b) Las organizaciones ágiles mantienen una estructura estable de primer nivel, pero reemplazan gran parte de la jerarquía tradicional restante con una red de equipos flexibles, escalables y facultados.
c) Las organizaciones ágiles trabajan en ciclos rápidos de pensamiento y acción que están estrechamente alineados con su proceso de creatividad y resultados.
d) Una cultura organizacional ágil pone a las personas en un centro que involucra y empodera a todos en la organización, lo que crea pasión y valor de manera rápida, colaborativa y efectiva.
e) Para muchas organizaciones, un replanteamiento radical del modelo organizacional requiere un replanteamiento de las tecnologías subyacentes necesarias para respaldar la velocidad y la flexibilidad.

 

Javier Martínez Escobedo, Fabiola Guillén Grajeda,
Froylán Trinidad de Jesús
Investigadores y Gerente de la Gerencia de Planeación,
Gestión Estratégica y Tecnológica
Instituto Nacional de Electricidad y Energías Limpias

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.