Las mujeres en el Sistema de la Infraestructura de la Calidad

El mundo está compuesto equitativamente por mujeres y hombres, sin embargo, la desigualdad de género sigue estando presente. De acuerdo a lo publicado por la Organización de las Naciones Unidas, en octubre del 2020 sólo el 47% de mujeres en edad de trabajar participaban en el mercado laboral, mientras que para el caso de los hombres el porcentaje era de un 74%. Esta brecha de género se ha mantenido relativamente constante desde 1995, es decir, la diferencia entre hombres y mujeres empleados en el mundo no ha cambiado en los últimos 25 años.

Todavía hace falta comprender que la igualdad de género no es solamente un derecho humano básico, sino que su logro tiene enormes consecuencias socioeconómicas; la participación femenina en la vida laboral, en puestos clave para el desarrollo social y su empoderamiento frente a los organismos de toma de decisiones políticas y económicas, estimula la prosperidad y la productividad integral. Estamos convencidas de que la inserción de las mujeres en la fuerza laboral abona a construir sociedades pacíficas, más justas e igualitarias. De ahí la imperante necesidad de impulsar espacios donde más mujeres puedan desenvolverse y progresar.

En México, por iniciativa de la entidad mexicana   de    acreditación    (ema) y en coordinación con mujeres representantes de autoridades normali- zadoras, investigadoras, académicas, empresarias y directivas de laboratorios, unidades de inspección y organismos de certificación, se creó el grupo MUSICA: MUjeres del Sistema de la Infraestructura de la CAlidad, con la finalidad de sumar acciones alineadas al objetivo 5 de la Organización de las Naciones Unidas (ONU): “Lograr la igualdad de género y empoderar a todas las mujeres y niñas”, para trabajar desde nuestras distintas trincheras y países, a fin de fomentar la equidad y la igualdad de oportunidades.

El término Infraestructura de la Calidad, viene de conceptos que introducen la misma Organización de las Naciones Unidas para el Desarrollo Industrial (UNIDO) y la Organización Internacional de Estandarización (ISO) en el 2008, con el fin de impulsar un rápido progreso. Su base se construye con tres elementos: la normalización, la metrología y evaluación de la conformidad, actividades clave para:

  • Elevar la competitividad de las
  • Facilitar la creación de capacidades
  • Impulsar el desarrollo económico.

Estos tres elementos son actividades incluyentes donde las mujeres han destacado y sobresalen cada vez más, ocupando posiciones de liderazgo a nivel nacional, regional e internacional. Son además áreas en constante crecimiento y evolución. Todos los días tenemos nuevas normas, que requieren mayor número y más innovadores métodos de medición, y por consiguiente un incremento de laboratorios, organismos de inspección y/o de certificación, confiables y técnicamente competentes, es decir debidamente acreditados, para inspeccionar, evaluar, calibrar, validar y en su caso, certificar que los equipos, los productos, los procesos, los sistemas y los servicios cumplen los requisitos y las especificaciones establecidas en las regulaciones técnicas y/o los estándares nacionales, regionales e internacionales.

Es un hecho innegable que la Infraestructura de la Calidad se ha erigido como un campo fértil que constantemente requiere de nuevo personal y mayores capacidades humanas.

Por poner un ejemplo, en este último año, derivado de la pandemia del COVID-19, en un corto plazo se emitieron nuevas normas y nuevos métodos de medición y se creó la infraestructura necesaria para su evaluación: mediciones de alta exactitud para el desarrollo de vacunas; pruebas confiables para el diagnóstico clínico; evaluación y certificación de los equipos y de material médico y sanitario.

En lo relativo al trabajo desde casa, éste nos obligó al desarrollo e implementación de nuevas normas para fortalecer la seguridad de la información; gestionar la continuidad de los negocios y por consiguiente la gestión de riesgos; y desde luego a garantizar la seguridad laboral, a través de mediciones y novedosos protocolos de evaluación, inspección y certificación.

El Sistema de la Infraestructura de la Calidad, que se ocupa de salvaguardar la seguridad de los seres vivos, la salud, la protección al consumidor, al ambiente o las vías generales de comunicación, fomentar la competitividad y la calidad, entre otras bondades debe incorporar en sus actividades el componente de perspectiva de género y considerar la ergonomía de los equipos y la anatomía de hombres y mujeres para que sean adecuados y seguros para todos, asimismo, debe tomar en cuenta las costumbres y la cultura de ambos géneros. Por ello y por mucho más, estamos convencidas de la importancia y los beneficios que genera la participación de las mujeres, su aporte de experiencias, puntos de vista y conocimientos para el fortalecimiento y enriquecimiento del sistema.

El primer paso es dar visibilidad a las mujeres que integran el Sistema de Infraestructura de la Calidad en América y el mundo, para hacerlo, aprovechamos la conmemoración del Día Internacional de la Mujer, donde ema y las integrantes de MUSICA iniciaron un ambicioso programa de difusión, con el cual buscan mostrar a través de videos, testimonios, artículos, conferencias, eventos y notas, que la contribución en la elaboración de las normas es imprescindible para incluir los aspectos de perspectiva de género y que nuestra participación en la metrología, la evaluación de la conformidad, la acreditación y la calidad, es indiscutible. Estas acciones buscan visibilizar las invaluables aportaciones que se hacen para robustecer la Infraestructura de la Calidad.

En este sentido, el trabajo realizado con las mujeres de la Cámara Nacional de Manufacturas Eléctricas y del sector eléctrico ha sigo muy enriquecedor, pues nos ha permitido compartir experiencias y motivar a más mujeres a conocer la importancia de su participación e incursionar en estas actividades. Para lograr este objetivo, ema y CANAME nos hemos propuesto llevar a cabo acciones de difusión y de promoción conjuntas, como un ejemplo de este trabajo está la firma de la Carta de Equidad de Género ema- MUSICA, que se formalizó con más de 800 actores el pasado mes de abril, cuyo objetivo es favorecer el desarrollo integral de las y los trabajadores. Juntos ema y CANAME nos comprometimos a impulsar y reforzar políticas en nuestras organizaciones, tales como: la perspectiva de género y no discriminación en los procesos de reclutamiento, selección, movilidad y capacitación; la igualdad salarial; prevención y atención de la violencia laboral; corresponsabilidad entre la vida laboral, familiar y personal de nuestras trabajadoras y trabajadores, con igualdad de trato y de oportunidades y de ser posible buscar la certificación con un organismo acreditado de la NMX-R-25-SCFI Igualdad Laboral y No Discriminación.

Hoy    EMA    y    CANAME    volvemos a unir esfuerzos a través de este medio para invitar a más mujeres del sector a considerar el Sistema de la Infraestructura de la Calidad como una oportunidad para incorporarse en el mundo laboral, progresar y desenvolverse como profesionistas, además de actuar como mentoras, para orientar, capacitar y empoderar a más mujeres y a las nuevas generaciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.